• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de EEUU prevé este año resolver la crisis sociopolítica en Nicaragua con elecciones anticipadas, aunque deba presionar al presidente Daniel Ortega con sanciones más fuertes, para que negocie, dice Alfredo César, quien esta semana se reunió en Washington con Carlos Trujillo, embajador de EEUU en la OEA, y con Elliot Abrams, embajador especial para Venezuela.

César, presidente del Partido Conservador (PC) de Nicaragua, dijo que sostuvo conversaciones con varios funcionarios del Gobierno estadounidense sobre cómo Estados Unidos espera solucionar la crisis en Nicaragua.

“Fue mi primer viaje a Washington desde la rebelión de abril pasado. Es una visita que el Partido Conservador hace para conocer de viva voz, sin intermediarios, la política del Gobierno de los EEUU con respecto a nuestro país”, explica César en esta entrevista.

Según EEUU ¿Cómo debe ser la negociación en Nicaragua para solucionar la crisis?

El gobierno de Donald Trump ve la crisis de Nicaragua como una extensión de la crisis en Venezuela, las ve ligadas. Tan así, que la reunión en del Departamento de Estado fue con Elliot Abrams, representante especial para Venezuela, pero fue para hablar sobre Nicaragua. Él estuvo acompañado por el encargado directo de Nicaragua en el Departamento de Estado. En la práctica, Abrams también está coordinando lo de Nicaragua.

Las dos crisis tienen sus diferencias y son abordadas con esas diferencias. En el caso de Nicaragua, ellos consideran que la solución debe darse este año, con elecciones anticipadas en este 2019, antes que la economía nicaragüense llegue a un estado de colapso como el de la venezolana. Se percibe que la economía nicaragüense está muy dañada, pero todavía está sostenida y no ha llegado al nivel de desastre de la venezolana.

Están decididos a que la crisis de Nicaragua se resuelva este año con elecciones anticipadas, esa es la percepción. Ellos siguen manteniendo que la crisis en el país debe resolverse a través de un diálogo que produzca una negociación política, en la que se acuerde la fecha de las elecciones anticipadas.

Alfredo César durante un encuentro con Elliot Abrams.  Cortesía/END

¿Cuánto tiempo cree que le queda a maduro en Venezuela?

Ellos están convencidos de que en el caso de Venezuela, Nicolás Maduro deja el poder en las próximas semanas y se entra a la solución de Venezuela con un gobierno interino de 1 año de duración al frente de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional. Al finalizar ese gobierno de transición, ellos harán otras elecciones presidenciales, ya con garantías internacionales. Para ellos, Maduro ya no está en la ecuación del futuro, está fuera y van directo a un gobierno de transición, que en un año va a convocar a elecciones presidenciales garantizadas internacionalmente.

¿La salida de Maduro marcará el destino de Ortega en Nicaragua?

Eso solo es una parte. Hay que esperar sanciones mucho más duras contra el Gobierno de Nicaragua, mucho más duras de las que ya han aplicado. Viene una máxima presión sobre el gobierno de Ortega para que acepte sentarse a dialogar, sacar a los presos políticos y acordar elecciones anticipadas a más tardar en noviembre de este año. Hay que entender que no se está esperando resolver Venezuela para estar encima de la crisis de Nicaragua, se están manejando las soluciones en paralelo.

Alfredo César. Óscar Sánchez/END

En el caso de Nicaragua, todavía el gobierno de Daniel Ortega es parte de la ecuación para resolverse la crisis a través de elecciones anticipadas este año. Una de las diferencias es que los venezolanos van directo a elecciones presidenciales y en el caso de Nicaragua no necesariamente deben ser elecciones presidenciales, sino para integrar a una Asamblea Nacional constituyente.

Quiero hacer ver que por elecciones anticipadas, en el caso de Nicaragua, no necesariamente son elecciones presidenciales; podrían ser elecciones de una Asamblea Nacional Constituyente, para primero elaborar una nueva constitución, un gobierno de transición de un año y después, en el año 2020, hacer elecciones presidenciales y legislativas.

¿No seguirán demandando elecciones presidenciales adelantadas para este año?

En Nicaragua hay unos poderes del Estado que no son democráticos, no funcionan democráticamente, mientras que en Venezuela no tienen ese problema, porque la Asamblea Nacional en Venezuela es legítima.

El mismo Partido Conservador no aceptó los resultados de las últimas elecciones en Nicaragua. Entonces, se aceptaría hacer primero una asamblea constituyente, donde participen todos los que estuvieron en la rebelión de abril para elegir una nueva Asamblea Nacional Constituyente, todos tendrían su participación, habría legitimidad para decidir el futuro de la nueva Nicaragua.

En las elecciones anticipadas deben participar todos los sectores, incluyendo a los que actualmente no tienen partido político. Hay que hacer ver que a todos los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) se les vencen sus periodos en menos de dos meses, el 9 de abril. A partir del próximo 10 de abril queda abierto el nombramiento de un nuevo CSE, que debe ser producto de la negociación política en el diálogo; el tiempo se acaba y esto

Alfredo César, diputado conservador ante la Asamblea Nacional. Óscar Sánchez/END
debe resolverse en este año.

¿EEUU tendrá un nuevo canal, aparte de la OEA, para manejar esta situación?

La última visita de la OEA a Nicaragua (jueves pasado) dejó establecido otra vez un canal de comunicación con el gobierno de Ortega que se había suspendido hace varios meses.

La OEA sigue manteniendo su posición de que deben liberarse los presos políticos y que debe haber un diálogo para elecciones anticipadas este año. Ellos (el Gobierno norteamericano) siempre manejan los canales multilaterales como es la representación que tienen en la OEA con su embajador Carlos Trujillo, pero EE. UU. siempre se reserva un canal bilateral, de esto hay que estar claros, ellos se reservan ese canal bilateral y si es necesario usarlo lo usan; mientras tanto, están en común acuerdo con el resto de Latinoamérica en la OEA, no se van a desmarcar, no harán acciones contrarias a lo acordado en la OEA. Y las reformas electorales en el país se trabajan con el equipo técnico de la OEA.

¿La iglesia católica sigue jugando su papel?

Por supuesto que sí. Ya Maduro está agotado, ya no es parte de la solución futura y se busca cómo desalojarlo del poder y en parte, esto es consecuencia de lo que dijo el papa Francisco (quien descartó mediar en un nuevo diálogo en Venezuela, porque Maduro no cumple los acuerdos). Mientras, en el caso de Nicaragua, el Gobierno todavía es parte de la solución, a través del diálogo y elecciones adelantadas y los obispos seguirían siendo los testigos idóneos de un diálogo nacional.