• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Con el fin de que los pueblos indígenas puedan fortalecer su rol y conozcan diversos esquemas de financiamiento para enfrentar el cambio climático, inició este lunes el “Diálogo Regional de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe”, el cual durará tres días y se desarrollará en el Centro de Convenciones Crown Plaza, en Managua.

El diálogo es desarrollado por el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (Filac) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que intentan poner en práctica la Política de los Pueblos Indígenas, aprobada en marzo de 2018 por el Fondo Verde del Clima (FVC).

Mayté González, asesora regional para América Latina del FVC, explicó que el objetivo general de la política aprobada el año pasado es proporcionar una estructura para garantizar que las actividades del organismo que representa se desarrollen y ejecuten, de tal manera que fomenten el pleno respeto, promoción y salvaguardia de los pueblos indígenas.

Álvaro Pop, secretario técnico del Filac, explicó que durante estos tres días lo que se espera es entender las posibilidades de los pueblos indígenas y los recursos que tiene el Fondo Verde para la protección del clima, las condiciones en las que viven los pueblos indígenas y el papel que deben jugar los Estados en la cooperación internacional.

Pop afirma que la idea de dialogar es que los delegados de los países conversen y se entiendan, para desarrollar políticas, iniciativas y recursos que se tienen que desplegar para el tratamiento del embate del clima.

Criterios para financiamiento

González explicó que es sumamente importante que los pueblos indígenas conozcan que el Fondo Verde es una “facilidad internacional, específicamente, orientada para apoyar a los países en desarrollo en los procesos de adaptación y mitigación al cambio climático”.

Los proyectos que aplican al Fondo Verde son aprobados en base a seis criterios de inversión, los cuales incluyen apropiación del país; es decir, un proyecto que esté alineado con las políticas nacionales. Asimismo, se valoran las vulnerabilidades encontradas en el país y también que sean proyectos transformacionales que cambien la manera en la que se responde al cambio climático.