• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El “Movimiento Costeño Autoconvocado”, a través de un comunicado, informó este martes que “rechaza” el desarrollo de las elecciones regionales, programadas para este 03 de marzo, “bajo las condiciones políticas actuales”.

El grupo de costeños, ante la posibilidad de la reapertura del diálogo nacional con el Gobierno, afirmó que aceptan un diálogo, pero que sea “incluyente”.

“El diálogo nacional requiere una verdadera representatividad de los pueblos indígenas, afrodescendientes y mestizos costeños, que incluyan voz y voto en la toma de decisiones”, reza el comunicado.

El Movimiento, originario del Caribe Sur, es integrante de la Articulación de Movimientos Sociales y de la Unidad Nacional Azul y Blanco, por lo cual apoyaron las peticiones previas a la reanudación del diálogo, tales como; la liberación de todos los presos y presas políticas, además del desarme y desarticulación de fuerzas armadas que señalaron reprimen al pueblo caribeño.

Los caribeños denunciaron que en el Caribe Sur “la militarización represiva” va en aumento y pone en riesgo su seguridad ciudadana y alimentaria “al impedir su derecho constitucional de reunión o manifestación cívica y pacífica para nuestras comunidades”.

Inconformes con reformas

Además, el Movimiento Caribeño ve una vulneración más a las elecciones regionales la reforma del artículo 196 bis Transitorio de la Ley 331, Ley electoral, aprobada la mañana de este martes por la Asamblea Nacional, pues aseguran que trastocará aún más la transparencia del proceso electoral.

La reforma establece que todo ciudadano que no aparezca en el Padrón Electoral, en las próximas elecciones regionales, al presentar su cédula será integrado fácilmente. Los votantes que sean integrados serán colocados en una lista que deberá estar visible en la Junta Receptora de Votos y pública en la página web del Consejo Supremo Electoral.

Los caribeños también reclamaron al Gobierno de Nicaragua el cumplimiento de una resolución, emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el 2005, ante la demanda realizada por el partido Yatama contra en Estado de Nicaragua, la cual se refiere a la reformar profunda de la Ley Electoral.