• Bruselas |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Dos misiones del Parlamento Europeo (PE) que visitaron recientemente Nicaragua y Guatemala instaron este miércoles a la Unión Europea (UE) a contemplar sanciones si continúa la “deriva totalitaria” del primero y a aplicar más “contundencia” que “diplomacia” al segundo por la situación de los derechos humanos.

La Eurocámara envió sendas delegaciones de eurodiputados a Nicaragua en enero y a Guatemala, entre octubre y noviembre para conocer la situación en esos países de primera mano y este miércoles han puesto de manifiesto sus conclusiones en una sesión de la Comisión de Asuntos Exteriores parlamentaria.

El socialista Ramón Jáuregui, que encabezó la misión del PE a Nicaragua para “apoyar el diálogo nacional a la vista de las violaciones de derechos humanos” en el país, consideró “grave” la situación desde las manifestaciones de abril del año pasado que se saldaron con fallecidos.

Xabier Benito. Cortesía/END

Dijo que se ha producido una “quiebra gravísima del sistema democrático y de los derechos humanos” y que hay una “limitación evidente de las libertades de manifestación, expresión y reunión”.

También dijo que “no hay garantías procesales” y sí “encarcelamientos masivos y tratamiento carcelario represivo y cruel en muchos casos”.

Jáuregui apuntó que en Nicaragua hay igualmente un “asedio y persecución parapolicial” a dirigentes sociales y familiares de los presos, allanamiento y cierre de medios de comunicación o persecución a periodistas.

“El Gobierno transmite un mensaje falseado de la realidad”, comentó, por las acusaciones del presidente Daniel Ortega, de que Estados Unidos “ha orquestado” una situación “casi de golpe de Estado”.

En su opinión, la UE “tiene que dejar muy clara su posición con respecto a la condena de la deriva totalitaria del régimen de Ortega”, que “tiene que ir acompañada de una propuesta de sanciones al régimen si el régimen no cambia”.

“El PE necesita concretar su posición de firmeza, severidad en la condena y aplicación de medidas políticas con el régimen, si este no cambia”, añadió. Con ese contenido, Jáuregui confirmó que plantearán un borrador de resolución para el próximo pleno de marzo del PE.

“Hay que favorecer el diálogo y Europa tiene que ayudar. Y si eso no se produce, hay que sancionar severamente”, concluyó.

Sobre Guatemala

Por su parte el eurodiputado de Podemos, Xabier Benito, dijo sobre la visita de una delegación parlamentaria a Guatemala que la UE tiene que “seguir apoyando la cooperación con Guatemala”.

En cambio, reconoció que “debemos perseguir también una relación diplomática más directa y contundente”, vista la intransigencia del Gobierno ante la comunidad internacional.

Esa misión evaluó especialmente los derechos de las poblaciones indígenas y constató la “criminalización” de defensores de derechos humanos.

Se trata de un “gobierno muy cerrado y con quien la diplomacia y el intercambio es muy complicado”, consideró Benito, quien dijo que las autoridades guatemaltecas les manifestaron que “la labor de la UE” en derechos humanos en el país “es una injerencia”.

Benito lamentó que haya “altos índices de desnutrición y de violencia común” y que persista una “extrema desigualdad”.

Según indicó, para “mantener la lucha contra la impunidad y la corrupción en Guatemala, la UE y la comunidad internacional “deben perseguir una acción más contundente” y quizá “en algunos momentos menos diplomática, vista la intransigencia de algunos miembros del Gobierno” guatemalteco, apuntó.

Benito lamentó especialmente los asesinatos de líderes indígenas que quedan impunes mayoritariamente, así como los conflictos por el reparto de la tierra: “El 2% de la población posee el 80% de la tierra”, criticó.