• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las organizaciones no gubernamentales Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), solicitaron a las autoridades de Nicaragua dejar en libertad a los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, quienes hoy cumplen dos meses de permanecer en prisión.

Ambas organizaciones, encargadas de defender la libertad de prensa y los derechos de los periodistas en el mundo, condenaron hoy la detención de los periodistas e instaron a las autoridades a retirar todas las acusaciones contra ellos.

“La continua detención y las acusaciones sin fundamento contra Miguel Mora y Lucía Pineda son la señal más clara del brusco deterioro de las condiciones para el ejercicio de la libertad de prensa en Nicaragua”, declaró Natalie Southwick, coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ.

Los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda permanecen presos desde el pasado 21 de diciembre, cuando un operativo policial ingresó a las instalaciones del canal 100% Noticias y fueron arrestados. Desde ese día la señal de este medio de comunicación fue interrumpida por órdenes del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor).

“Mora y Pineda ya llevan dos meses en la cárcel, lo cual demuestra los extremos hasta los cuales el Gobierno nicaragüense es capaz de llegar para acallar el periodismo crítico. Las autoridades nicaragüenses inmediatamente deben dejar que ellos regresen a sus hogares y cesar las evidentes tentativas de criminalizar el periodismo”, agregó Southwick.

La Fiscalía acusa a Miguel Mora de “incitar al odio” y a Pineda Ubau de “provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas”.

Miguel Mora antes de ser detenido por la Policía de Nicaragua / Archivo “Cubrir la actividad política opositora no puede, bajo ninguna circunstancia, ser considerado como una actividad terrorista. Miguel Mora y Lucía Pineda no deben estar en prisión, al igual que ningún periodista nicaragüense”, declaró Emmanuel Colombié, director de la oficina de Latinoamérica de RSF.

Además de RSF y CPJ, organismos de derechos humanos internacionales y nacionales han llamado a las autoridades nicaragüenses a dejar en libertad a los periodistas y garantizar el respeto a la libertad de expresión.

“El Gobierno del presidente Daniel Ortega debe respetar las garantías internacionales en materia de libertad de expresión, cesar el acoso a la prensa independiente y permitir que estos periodistas, injustamente encarcelados, puedan reincorporarse al trabajo sin temor a represalias violentas, interferencia o arresto” concluyó Colombié.