• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La jueza Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio de Managua, Fátima Rosales González, ha reprogramado para el próximo 1 de abril el juicio contra la líder estudiantil, Amaya Coppens Zamora.

A la joven dirigente del Movimiento 19 de Abril de León la Fiscalía le atribuye los delitos de: terrorismo, obstrucción de servicios públicos, daño agravado y robo agravado.

La jueza Fátima Rosales explicó que el cambio de fecha del inicio de juicio para Amaya Coppens es porque va a agrupar el caso de ella y otros cinco jóvenes leoneses con el de Keyling Martínez Pérez, a quien le atribuyen delitos conexos con los que le imputan a los otros acusados.

Inicialmente el juicio para Amaya Coppens y otros cinco jóvenes universitarios estaba programado para iniciar el 28 de febrero.

Amaya Coppens y otros estudiantes antes de ser encarcelada / Archivo Además la titular del Juzgado Décimo Tercero Penal de Juicio de Managua ha postergado para el 5 de marzo la audiencia de acumulación de causas que estaba programada para hoy a las nueve de la mañana.

Amaya Coppens, quien es estudiante de Medicina, es señalada de haber participado en tranques antigubernamentales entre los meses de abril y junio del 2018.

En una reciente visita de diputados del Parlamento Europeo a Nicaragua y quienes se entrevistaron con la mujeres manifestantes que se encuentran detenidas en el penal de mujeres de Tipitapa, La Esperanza, Amaya Coppens quien también ostenta la nacionalidad belga rechazó la propuesta de los eurodiputados de ser traslada a Bélgica por tener la doble nacionalidad. La joven leonesa dijo que sólo aceptaría salir de la cárcel si son puestas en libertad sus otras compañeras de cautiverio.

De acuerdo con organismos de derechos humanos en Nicaragua más de 600 personas se encuentran encarceladas por haber participado en las protestas antigubernamentales.

La crisis que estalló en abril del año pasado también dejó más de 300 muertos, miles de heridos, grandes pérdidas económicas, miles de empleos perdidos y cientos de personas exiliadas ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas antigubernamentales.