•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A la productora Reyna Gioconda Molina Zamora, de 65 años, originaria de la comunidad San Nicolás, municipio de Matagalpa, la asesinaron de varios machetazos en el cuello y un balazo en el pecho la noche del domingo, cuatro de marzo de 2018, y es una de las 28 mujeres de Nicaragua cuyos crímenes continúan en la impunidad, debido a que los responsables están prófugos de la justicia o no han sido sentenciados.

A Reyna Molina Zamora la mandó a matar su yerno, Vladimir Valverde Martínez, de 48 años, a quien la jueza de Distrito Penal de Audiencia de Matagalpa, Maribel Parrilla, le emitió una orden de captura, sin embargo casi un año después del crimen, continúa en libertad.

Vladimir Valverde ha estado en prisión, en los juzgados y bajo investigación varias veces, incluido por violencia física y sicológica en perjuicio de Reyna Carla Marenco Molina, hija de Reyna Molina Zamora.

También por incumplimiento de pensión alimenticia y por una denuncia de abuso sexual en contra de una hija de su exesposa.

Después de pasar brevemente en prisión, en enero de 2018, Vladimir Valverde contrató a José Adán Cárdenas Dávila y Juan Pablo Soza Úbeda, a quienes prometió pagar 60,000 córdobas por matar a Reyna Molina Zamora y a quienes estuvieran en la vivienda el día del crimen, para “no dejar testigos”.

Los criminales cumplieron la instrucción casi al pie de la letra, pues ese día en la finca Santa Gertrudis, propiedad de la víctima, estaban también sus hijos, María Marcela y Marco Aurelio Marenco Molina; la esposa de este, Zuleika Vanessa Otero Marín; y el mandador de la finca, Douglas Antonio Altamirano González. Los armados atacaron a todos de muerte.

Como resultado del atentado, Douglas Altamirano murió once días después, sin embargo el macabro plan de Vladimir Valverde fracasó, ya que los hijos y la nuera de Reyna Molina Zamora lograron sobrevivir.

A José Adán Cárdenas Dávila y Juan Pablo Soza Úbeda los detuvieron un mes después del crimen y fueron condenados a 105 años de prisión por dos asesinatos agravados y tres asesinatos agravados en grado de frustración, sin embargo el crimen de Reyna Molina Zamora continúa impune porque el autor intelectual goza de libertad.

La muerte de Reyna Molina Zamora fue tipificado por organismos defensores de los derechos de las mujeres como un femicidio, debido a que el crimen fue planeado por su yerno en venganza por la denuncia que interpusieron en su contra, por abuso sexual.

Formas en las que mataron a las mujeres en Nicaragua el año pasado / END

Según el Observatorio de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, al igual que Vladimir Valverde están prófugos otros 27 hombres involucrados en crímenes contra mujeres.

De los 61 crímenes contra mujeres registrados el año pasado en este país, 57 son femicidios, seis más que los 51 registrados en 2017.

De acuerdo con información compartida por este organismo no gubernamental a El Nuevo Diario, de 61 muertes violentas de mujeres registradas el año pasado, han sido resueltos 12 casos, 21 están en proceso, y hay 28 prófugos.

Los doce condenados enfrentan penas de entre 20 y 110 años de prisión, aunque por disposición constitucional en Nicaragua una persona no puede pasar más de 30 años tras las rejas.

Además de los 57 femicidios, el Observatorio de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir registra el asesinato de la niña Cristel Archeli López, de 12 años. Por este caso se encuentra detenido su padrastro, José López Rocha, como principal responsable de su muerte. Este crimen ocurrió el 23 de agosto del año pasado.

Asesinada frente a sus hijos

El año pasado también se registró el homicidio de Jahaira Vanessa Barrientos Zamora, de 32 años, a quien mataron a balazos el 27 de octubre del año pasado, cuando se encontraba afuera de su casa junto a sus hijos y otros miembros de su familia, en el barrio Las Torres, de Managua.

Lugar donde mataron a Jahaira Vanessa Barrientos Zamora / Orlando Valenzuela Por este homicidio la policía señaló como sospechosos a Eyner Alberto Obando Quintana, alias “Bulbu”, y Willian Adolfo Navarro Gutiérrez, alias “Sanki”, quienes registran antecedentes delictivos por homicidios, robos, y posesión ilegal de armas de fuego.

Hasta el momento solo ha sido detenido Eyner Alberto Obando, por lo que este crimen también continúa en la impunidad.

Asesinadas con brutalidad

De acuerdo con los datos proporcionados por el Observatorio de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, de los 61 crímenes contra mujeres, incluidos 57 femicidios, 14 fueron violadas antes o después de muertas, a seis de ellas las secuestraron y luego las mataron.

Además, cuatro murieron asfixiadas, otras cuatro estranguladas, una decapitada, una ahorcada, otra desmembrada, cuatro torturadas, tres quemadas y seis golpeadas hasta matarlas, entre otras maneras violentas de quitarles la vida.

La muerte de Jamileth Ávila Sánchez, de 38 años, y Zeyling del Carmen Zamora González, de 17, causó gran conmoción en Nicaragua. A ambas las asesinaron de forma cruel un mes ante de que estallara la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

Este doble crimen tuvo como escenario la comunidad Buena Vista del Peñón, municipio de Jalapa, departamento de Nueva Segovia, el 19 de marzo.

Hombre que admitió haber matado y quemado a dos mujeres en Jalapa Antes se ser asesinadas, a las dos mujeres las secuestraron y amarraron dentro de su propia vivienda, y a Zeyling Zamora la violaron.

En un primer momento las autoridades dijeron que ambas mujeres habían sido quemadas vivas, pero tras la investigación el dictamen de medicina legal demostró que a Zeyling Zamora la ejecutaron de un balazo en la cabeza, que le penetró por la sien derecha y perforó todo su cráneo.

En el caso de Jamileth Sánchez, la ejecutaron de dos impactos en el cráneo.

Luego, los autores del crimen incendiaron la vivienda, provocando que ambos cuerpos se calcinaran.

Deyman Vallecillo Alegría confesó que violó a la adolecente de 17 años (Zeyling Zamora) y después la ejecutó junto a la suegra de ella (Jamileth Sánchez).

Tras la confesión del asesinato a sangre fría ante un juez, Vallecillo fue condenado a 110 años de prisión.

Por estos mismos hechos están a la espera de su sentencia condenatoria Óscar Moisés Ruíz, Jared Moncada Moncada y un menor de edad.

14 mujeres fueron violadas antes o después de matarlas / Archivo Un mes antes de ser asesinada, la adolescente Zeyling Zamora sufrió una triple violación en la que estuvo involucrado un adolescente, hijo de Óscar Ruíz, razón por la cual este contrató a Deyman Vallecillo para que matara Wilson Cárdenas, esposo de Zamora, y a toda su familia, después de que este lo acusara ante las autoridades.

Según la acusación contra los implicados en el crimen, todo se planeó la noche del 18 de marzo en la casa de Óscar Ruíz, donde le propuso a Deyman Vallecillo matar a toda la familia para así evitar pagar una deuda de 110 mil córdobas que tenía con Wilson Cárdenas y para que su hijo quedara impune por la violación contra Zamora.

Las armas usadas para los crímenes

El arma que más se usó para matar a las mujeres el año pasado en Nicaragua son corto punzantes, las cuales se usaron en 22 de los 61 casos registrados.

15 de los crímenes se cometieron con armas de fuego y siete con “objetos contundentes”.

Del total de crímenes contra mujeres registrados el año pasado, 18 los cometieron las parejas de las víctimas, ocho las exparejas, 16 eran desconocidos, y el resto se divide entre familiares (hermanos y padrastros) y otros conocidos de las ahora fallecidas.

Del total de mujeres muertas el año pasado, 39 fueron asesinadas en sus casas y el resto en otros lugares.

28 hombre acusados de matar a mujeres el año pasado continúan prófugos / Archivo  La mayoría de las víctimas tenía entre 18 y 50 años. También se registran crímenes en contra dos niñas (de uno y 12 años) y tres contra adolescentes de 17 años.

¿Cuál es el efecto de la crisis?

Para Magaly Quintana, defensora de derechos de las mujeres y miembro del Observatorio de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, la crisis desatada en Nicaragua el pasado 18 de abril no influyó en la saña con la que mataron a las mujeres el año pasado, sin embargo el hecho de que hayan tantos femicidas prófugos puede estar relacionado con la difícil situación de este país.

Magaly Quintana, defensora de derechos de las mujeres / Oscar Sánchez “La saña con la que han matado a estas mujeres es la misma saña con que las han matado en años anteriores, el odio se ha mantenido, lo que pasó es que ellos (los femifidas) trataban de operar como los paramilitares (civiles armados que atacaron las protestas antigubernamentales), lo que ha tenido bastante incidencia en la cantidad de femicidas prófugos que hay”, explica Quintana.

Según Magali Quintana en la lista de mujeres asesinadas el año pasado no se incluyeron las 20 mujeres que fueron reportadas como víctimas de las protestas antigubernamentales en Nicaragua.

“No se incluyeron porque creemos que debe de haber una comisión de la verdad que realmente analice los casos, que defina responsabilidad y haya reparación de daños, que pasa por castigo a los responsables”, argumenta la defensora de los derechos de las mujeres.