•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

"Su hijo va a perder un testículo", le dijo un capitán de la policía de la nueva cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), a la señora Manuela Flores Hernández.

Ella es la madre de Wiston Javier Gómez Flores, de 28 años, ex miembro del Ejército de Nicaragua, detenido desde hace 23 días en la nueva cárcel recién inaugurada y quien producto de una brutal goliza, podrían extirparle un testículo en los próximos días.

"El 5 de febrero le tocaba la visita, pero no me dejaron verlo hasta el 12 de febrero. Ese día él me confesó que le dieron una brutal golpiza y le habían dañado un testículo", dijo la aflijida madre.

Preocupada, fue a consultar con un capitán de la DAJ sobre la atención médica para su hijo y este le dijo que pronto sería remitido al hospital Lenin Fonseca, porque se lo iban a extirpar.

"Este martes (19 de febrero) volví y miré a mi hijo cambiado. No quería hablar y siempre miraba a los guardas antes de decir algo. Y hasta ese momento no había sido remitido a ninguna valoración médica seria", comento la señora Flores.

Muy preocupada por la salud de su hijo, Flores le volvió a pedir a un comisionado de la DAJ que un doctor revisara a su hijo, y este le dijo que lo que tenía el muchacho era una pelotita y que ésta sería vista por el médico de la DAJ.

“Aquí vas a dejar los huevos"

En la primera visita, el muchacho le dijo a su mamá que los policías lo golpeaban gritándole que era un traidor porque apoyó al puesto médico de la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI).

"Aquí vas a dejar los huevos", fue la advertencia de los oficiales cuando lo golpeaban, según la denuncia de la madre.

El ex militar Gómez Flores, estuvo desaparecido desde el pasado 30 de enero, junto al estudiante de medicina Julio Chavas, y dos días después su familia se enteró que estaba preso en El Chipote.

El abogado de la CPDH, Pablo Cuevas, señaló que a más de 20 días de haber sido capturado, Gómez Flores aún no ha sido acusado de nada por el Ministerio Público.

"No hubo orden de captura, tiene casi un mes detenido, así que a esto se le denomina secuestro. En Nicaragua no existe ley que pueda retener a una persona más de 48 horas, sin ser acusado, según el artículo 33 de la Constitución de Nicaragua", dijo el abogado Cuevas.

El abogado dijo que ya presentaron un recurso de exhibición personal, pero no permitieron la entrada al juez ejecutor.

"Seguiremos insistiendo porque él tiene que ser liberado. No hay acusación y los oficiales no tienen ninguna justificación para tenerlo en cautiverio y menos de aplicar tortura. Ellos deberían responder por qué actúan como delincuentes", expresó Cuevas.