•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A dos días de que inicien las conversaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que buscan una salida a la crisis nicaragüense, no se han dado a conocer los mediadores y garantes del diálogo nacional.

Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) y uno de los miembros del grupo negociador de la Alianza Cívica, afirmó, sin brindar muchos detalles, que el tema de los mediadores y garantes “se va a negociar entre las partes”.

El Gobierno de Nicaragua tampoco ha dado a conocer quiénes son las personas que lo van a representar en la mesa de negociación, aunque estas fueron anunciadas por el presidente Daniel Ortega la semana pasada, en un acto en el que se conmemoró la muerte del general Augusto C. Sandino. 

Arana precisó que en “la primera etapa de este diálogo se van a discutir las reglas del juego”.

Explicó que los mediadores no necesariamente serán los garantes. 

“El garante debe darle seguimiento a lo acordado y el cumplimiento”, aseguró Arana y añadió que tendrán que ponerse de acuerdo entre las partes en el tema de los garantes. 

“Hay diferentes consultas que se están haciendo, que se están valorando, pero al final tienen que ser aceptadas y acordadas de manera formal. Es un proceso en marcha”, manifestó.

El presidente de AmCham refirió que están abiertos a la posibilidad de que los mediadores y garantes sean personajes internacionales. 

“Lo que sí creemos que es indispensable es que hayan personas que le den seguimiento a lo acordado y traten de velar que haya cumplimiento”, precisó. 

Representación del gobierno

Arana manifestó que el tema de los negociadores por parte del Gobierno, hasta ahora es un misterio, es algo que le compete informar a ellos, a pesar de que en dos días se reabre la mesa de conversaciones. 

“Cada parte está poniendo a quien considera idóneo para esta negociación”, afirmó el presidente de AmCham, quien recalcó que ellos no están representando a sectores, sino las demandas de la población por justicia y democracia. 

Mario Arana. Archivo/END

Añadió que todas las partes están involucradas en el proceso de organización de esta mesa de negociación.

Lugar no establecido

Hasta el momento, tampoco se sabe dónde se realizarán las reuniones y a qué hora. La logística del primer proceso de diálogo estuvo a cargo de la Iglesia católica, que ahora estará en el papel de testigo. 

El Nuevo Diario intentó consultar a otros miembros de la Alianza que participarán como negociadores, sin embargo, en el caso de Juan Sebastián Chamorro, no respondió a las llamadas ni mensajes de texto.

“Amar a los enemigos”

Por su parte, monseñor Rolando Álvarez, uno de los tres testigos de la Iglesia católica en las negociaciones, junto al cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag, no brindó declaraciones sobre el diálogo, a pesar de las consultas.

En su homilía de este domingo, recomendó a los feligreses amen a sus enemigos, como parte de un proyecto de vida. 

“Amen a sus enemigos, hagan el bien a quienes aborrecen, bendigan a los que maldicen, rueguen por los que los difaman, al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra, al que te quite el manto, no le niegues la túnica”, refirió el prelado.

Durante la misa que ofició ante los matagalpinos, explicó que esto debe ser parte de un “programa de vida” que deben poner en práctica los nicaragüenses, atendiendo una propuesta del Señor.

“Trata a los demás como quieran que los traten, porque si aman solo al que los ama, ¿qué hacen de extraordinario? ¿Si hacen el bien solo a los que les hacen el bien, qué tiene de extraordinario?”, enfatizó el prelado de la Iglesia católica. 

Al final de ese proyecto de vida, aquellos que lo pongan en práctica, agregó, tendrán una recompensa. 

“Sean misericordiosos como su Padre es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados, no condenen y no serán condenados, perdonen y serán perdonados, den y se les dará una gran recompensa”, añadió.