•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El papa Francisco se reunió este lunes con el cardenal  Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

El encuentro fue informado por la Arquidiócesis de Managua a través de una fotografía en la que aparece el pontífice acompañado del cardenal nicaragüense seguido del mensaje: “Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, se reunió este lunes 25 de febrero con su santidad el Papa Francisco”.

La Arquidiócesis de Managua no informó sobre los temas que abordaron el cardenal Brenes y el papa Francisco.

En su viaje a Roma el cardenal nicaragüense también se reunió monseñor Edgard Peña Parra, sustituto para los asuntos generales de la Secretaría de Estado del Vaticano.

En junio pasado el cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Rolando Álvarez, viajaron al vaticano para reunirse con el papa Francisco, donde abordaron la crisis de Nicaragua y el papel de la iglesia Católica.

Este segundo viaje del cardenal Brenes se da en el contexto de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde el pasado 18 de abril que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, más de 600 personas encarceladas y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas antigubernamentales, de acuerdo con organismo de derechos humanos.

También esta visita del cardenal al pontífice ocurre en víspera de la reanudación del diálogo nacional que pretende iniciar este próximo miércoles y del que todavía no está confirmado si los obispos de la iglesia Católica participarán como mediadores y testigos.

El Cardenal Brenes Junto a monseñor Edgard Peña Parra / Cortesía Los obispos y sacerdotes de la iglesia católica de Nicaragua han jugado un papel importante en la crisis, además de haber participado como mediadores y testigos en el diálogo que fue suspendido en julio del año pasado, algunos se metieron en medio de las balas para salvar a manifestantes heridos, otros abrieron las puertas de sus iglesias para que los manifestantes se refugiaran.

Durante en contexto de las protestas algunos sacerdotes también fueron agredidos por simpatizantes del Gobierno.