• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Familiares de manifestantes presos en la cárcel Modelo, de Tipitapa, a quienes visitaron este martes, relataron que sus parientes presentan lesiones y heridas por la golpiza sufrida la semana pasada, la cual denunciaron a organismos defensores de los derechos humanos.

“Uno no podía respirar, otro tenía rajada la cabeza, con heridas abiertas. Ahorita acabamos de ver todo lo que está pasando y no es justo”, dijo Liseth del Carmen Espinoza Gallegos, hermana del suboficial antimotín de Carazo, Julio César Espinoza Gallegos, quien durante los operativos contra los protestantes, decidió no reintegrarse a las filas policiales y de inmediato fue detenido en su vivienda.

La denunciante, al salir del penal, aprovechó la presencia de los medios de comunicación que estaban cerca de los portones e hizo pública la denuncia.

Ninguna autoridad se ha referido a esta denuncia de la golpiza, pese a que los reos la han denunciado de diferentes formas, incluida una carta escrita en papel higiénico.

Espinoza Gallegos se preguntó por qué las autoridades del penal hacen esas arbitrariedades. Indicó que su familiar estaba en la galería 16-1, pero lo removieron de su celda.

La mujer explicó que junto a su hermano, también sufrieron golpes otros de sus familiares presos: Raymundo Gutiérrez López, Wilmer Antonio Baltodano Salinas y José Alejando Bermúdez López.

“Nos dijeron que estando adentro los masacraron y es un milagro de que estén vivos. Ellos son reos por participar en las protestas. Somos de Carazo. Nosotros escuchamos cosas, pero no denunciábamos hasta no comprobar con nuestros propios ojos, pero lo que pasó es real. Hay golpeados, heridos y muchos están sufriendo", agregó Espinoza Gallegos.

“Esas personas que están dentro no merecen ser masacradas. Todos somos humanos”, expresó Espinoza Gallegos, agregando con lágrimas que el martes, 19 de febrero, cuando entregaban paquetería a sus familiares, adentro del penal estaban golpeando a los reos.

“¿No hay humanismo? ¿Lo hacen solo por seguir una orden? ¿Acaso no son humanos? Espero que por esta denuncia no vaya yo a estar también tras las rejas, pero si ese es el costo… ni modo. Lo pagamos", reiteró Espinoza Gallegos.

La familiar del expolicía agregó que "nosotras somos las voces de los presos políticos y necesitamos que quienes pueden hacer valer nuestros derechos humanos, tanto de nosotros como de ellos (los presos) que alguien hagan algo”.

El antimotín, Julio César Espinoza Gallegos, condenado a 15 años de prisión, ya tiene seis meses tras las rejas.

Al expolicía, lo declararon culpable hace tres meses y hasta el lunes de la semana pasada le leyeron sentencia.

Josefa del Carmen Gallegos, esposa de Alejandro López Bermúdez, comentó que cuatro integrantes de su familia están presos y fueron golpeados, en referencia a su marido y a sus cuñados.

Uno de sus familiares, según dijo, este tiene un diente quebrado, mientras que a otro le lanzaron gas pimienta y tiene una quebradura y moretones por todo el cuerpo.

“El martes pasado vine a dejar paquetería y vi acá a los guardas, con una cara tranquila, muy amables, sin saber que adentro los estaban golpeando. Sólo de mi familia son cuatro y hay otros muchachos igual”, dijo la señora Gallegos.

La mujer aseguró que ahora los reos están en una celda en la cual no hay agua, pero tiene muchos zancudos, chinches y otros animales rastreros.

“A ellos los están golpeando y eso no es mentira. Le pedimos a las organizaciones de derechos humanos que nos ayuden con los presos”, pidió Gallegos.