• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

José Alejandro Vanegas Potoy, conocido públicamente como Alex Vanegas, ha sido liberado la mañana de este miércoles, tras permanecer detenido desde el pasado 2 de noviembre, acusado por escándalo público.

Vanegas, de 62 años, es reconocido por ser un veterano maratonista, que durante los últimos meses ha sido víctima de represión de parte de las autoridades policiales de Nicaragua, quienes lo habían capturado y liberado en cinco ocasiones, por protestar en contra del gobierno de Nicaragua.

Lea: Primeros manifestantes liberados entonan Himno Nacional

Vanegas es parte del grupo de al menos 70 prisioneros que esta mañana fueron liberados por las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, bajo la supuesta figura jurídica de arresto domiciliar, no obstante anunció que continuará corriendo por las calles del país para demandar justicia y democracia.

Subversivo en su juventud, entró a estudiar Medicina, pero no concluyó la carrera, trabajó como discjockey en una discomóvil en los años 90, fue también vendedor y maratonista ‘amateur’.

Don Alex, como se le conoce en su barrio, dijo a El Nuevo Diario que sus raíces se distribuyen entre la Isla de Ometepe, de donde era originaria su familia materna, y la ciudad de Masaya, de donde provenía su padre. A mediados de la década de 1950, sus padres se trasladaron a vivir a Managua.

Este hombre de baja estatura, piel morena, ligeramente calvo, de barba grisácea y con facilidad de palabra, se volvió una figura familiar en las manifestaciones antigubernamentales que se registraron el año pasado.

De interés: Vigilia por liberación de presos

Vanegas ha dicho que él corre en honor a las víctimas de la represión pese a tener una vieja lesión, y que los médicos le han prohibido realizar esta actividad física.

“Hace unos 15 años atrás me diagnosticaron una lesión en los últimos cinco discos de la columna vertebral; esos ya están sin cartílagos, y al correr me produce un dolor fuerte que me impide tomar velocidad en la carrera, por lo que me recomendaron retirarme”, afirmó Vanegas.

Corriendo hasta en celulares

Vanegas explicó que con el paso de los años dejó de correr y solamente se dedicaba a hacer caminatas para mantenerse en un peso adecuado, debido a que hace algunos años también le diagnosticaron diabetes.

No obstante, en abril de 2018, la represión a las violentas protestas y las muertes ocurridas durante las mismas, le impulsaron a retomar las carreras, solo que esta vez ya no para competir, sino como una manera de manifestarse ante las injusticias y rendir tributo a las víctimas.

En Vivo: Diálogo Nacional: llegan representantes del Gobierno de Nicaragua

“Cuando miré las agresiones, los ataques a los jubilados en León, y luego las primeras muertes, entre ellas la de Alvarito Conrado, me provocó desesperación me parecía algo irreal e irracional”, comentó Vanegas.

El maratonista empezó a manifestarse en la rotonda Jean Paul Genie con sus manos, boca y piernas atadas, portando pancartas con mensajes contra el Gobierno y dando una vuelta a la rotonda por cada muerto víctima de la represión.

En una de esas ocasiones Vanegas fue grabado por un ciudadano y su video se hizo viral en las redes sociales, razón que hizo que el maratonista fuera reconocido a nivel nacional como uno de los principales manifestantes contra el gobierno.

Pese a que los carceleros de la cárcel La Modelo de Tipitapa le prohibieron a Vanegas correr y saltar para ejercitarse, el maratonista siguió corriendo a través de los celulares, donde los usuarios de redes sociales crearon “stickers” del maratonista, en los cuales enviaban mensajes con frases a favor de los manifestantes presos y apoyados del texto “No dejes que se detenga, que siga corriendo”.

Además: Empresarios esperan que el diálogo dé resultados pronto

Estar preso no es algo nuevo

Vanegas afirma que durante la Insurrección de finales de los años 70, fue parte del Frente Estudiantil Revolucionario, y solía pegar papeletas en sitios públicos pidiendo la libertad de los presos políticos de esa época, entre ellos el actual presidente Daniel Ortega.

Por desarrollar esa acción estuvo preso “y me arrancaron las uñas en la estación policial que ahora se llama Ajax Delgado, de ahí me trasladaron a la Modelo”, sostiene.

El maratonista afirma que “las maldades acontecidas desde abril”, son el motor que lo impulsa a continuar corriendo en demanda de justicia, pese a las amenazas y agresiones que ha recibido.

“Seguiré participando, estoy en mi protesta cívica demostrando que no ando armas y que no tengo temor, a pesar que ellos anden en manada”, dijo Vanegas en una entrevista otorgada a El Nuevo Diario el año pasado.

Familia de Vanegas considera que viven en indefensión

Byron Vanegas, hijo del maratonista Alex Vanegas, dijo a El Nuevo Diario que considera que su padre le demuestra a todo el país “mucho valor”.

También dijo sentirse orgulloso de él, a pesar de lo doloroso que ha sido su ausencia por su estadía en la cárcel.

"Me siento orgullosos de mi padre, porque sé que está del lado correcto de la historia”, dijo Byron Vanegas, quien además afirma que a toda la familia le preocupa el hostigamiento policial contra el maratonista.

“El hecho de que él estuviera sin ningún tipo de acusación encarcelado, me demuestra que estamos indefensos”, refirió Vanegas (hijo).

Sin embargo, agrega que por el momento han visto el cariño de la gente hacia su padre y eso se ha convertido en un impulso de lucha para el maratonista.

“Mi papa dice que no se va a detener porque él cree que los derechos deben defenderse siempre”, destacó el hijo del maratonista.