• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, (CIDH), elevó su voz a favor de los manifestantes presos de Nicaragua, ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas que celebra el 40° período de sesiones, con la participación de unos 170 Estados del mundo.

El primer vicepresidente de la CIDH, Joel Hernández, insistió que “liberar inmediatamente a los presos políticos”, es una de las recomendaciones hechas al Estado de Nicaragua para “superar la actual crisis”.

“La grave crisis de derechos humanos en Nicaragua, se ha extendido por más de diez meses, debido a la instalación de facto de un Estado de excepción, caracterizado por el ejercicio abusivo de la fuerza pública para reprimir a las voces disidentes del Gobierno”, reiteró Hernández.

Durante su intervención expresó que en los últimos meses la CIDH ha prestado particular atención tanto a Nicaragua como a Venezuela, “debido a su situación de derechos humanos”.

Hernández recordó que en diciembre pasado el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), presentó su informe en el que concluyó que en Nicaragua se realizaron ciertas conductas, en el contexto de un ataque sistemático contra la población civil, que de acuerdo con el derecho internacional deben considerarse crimines de “lesa humanidad”.

“Esta conclusión está basada en la cantidad de víctimas, la gravedad de las acciones de represión, en la existencia de ciertos patrones de conducta llevado a cabo con recursos del Estado, y que respondieron a una política definida y avalada desde la cúspide del poder estatal”, mencionó el representante de la CIDH.

Para superar la crisis, agregó, el Estado de Nicaragua debe iniciar una reforma integral de las instituciones, que “garantice la no repetición de las violaciones incurridas y garantizar que los hechos de violencia ocurridos a partir del 18 de abril sean juzgados imparcialmente”.

Estado aparece en ONU

El subprocurador de derechos humanos, Adolfo Jarquín Ortel, en representación del Estado de Nicaragua, también participó este miércoles en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, haciendo gala de los “alcances” que ha tenido el Gobierno en materia económica y social.

Sobre la crisis que enfrenta el país, repitió el discurso gubernamental sobre el “golpe de Estado”, según él fraguado entre abril y mayo, periodo en el que se cometieron “crímenes de odio”.

“La Procuraduría de Derechos Humanos, ha expresado reiteradamente su preocupación y firme condena de la violencia, los actos de terrorismo, y crímenes de odio que sufrió el pueblo de Nicaragua durante varios meses del año 2018”, manifestó Jarquín Ortel.

Sobre ese particular, la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (OACNUDH), ha increpado en reiteradas ocasiones al Gobierno de Nicaragua, para que cese la represión en todas sus formas contra la población, defensores de derechos humanos y periodistas.

Finalmente, el representante de la CIDH señaló que en la región se están desarrollando eventos en condiciones “altamente preocupantes”, en un contexto donde las amenazas contra los y las defensores de derechos humanos se “recrudecen y agravan en las américas”, traduciéndose en numerosas “víctimas fatales”.

“Exhortamos a los estados americanos a cumplir con las condiciones de la comisión y las sentencias de la Corte Interamericana, que se han adoptado para reparar a las víctimas de violaciones de derechos humanos”, puntualizó Hernández.