• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los patios y pasillos de la Universidad Centroamericana, cuyos estudiantes estuvieron muy activos durante las protestas iniciadas en abril de 2018, volvieron a ambientarse este viernes con los colores azul y blanco y consignas de jóvenes que se oponen al gobierno.

En el recinto se escucharon las notas del Himno Nacional y otros temas tradicionales que se han convertido en símbolos de las protesta cívicas.

Es la primera protesta cívica ciudadana que se lleva a cabo en este 2019, luego de la crisis sociopolítica que estalló en abril del año pasado y después de la prohibición que hiciera la policía de cualquier tipo de manifestación, aunque en esta ocasión se hizo en un sitio privado.

La del viernes era una mañana más en la UCA. Los estudiantes estaban en sus aulas, recibiendo clases, y el pasillo de entrada a la casa de estudios lucía bastante vacío.

De un momento a otro se escucharon las primeras consignas, las cuales cambiaron el ambiente del lugar.

Unos estudiantes con rostros cubiertos y voz enérgica, otros escondidos tras los arbustos, gritaban ¡Viva Nicaragua Libre! o la épica frase: ¡De que se van, se van!

Con una bandera azul y blanco a la par, un joven sostenía un letrero en sus manos que decía: “Cuando el miedo a morir te impida salir a protestar, recuerda que vivirás con hambre y rodeado de miseria #SOSNicaragua”.

Los manifestantes pedían la libertad de los manifestantes presos y libertad de expresión en Nicaragua. Foto: Óscar Sánchez/ENDLa protesta cívica estudiantil no quedó en un solo punto de la universidad. Los jóvenes decidieron caminar por diferentes pasillos de la casa de estudios, como lo hicieron muchas veces por diferentes calles del país, después del inicio de la crisis sociopolítica,

Los protestantes entonaban cantos como “Nicaragua Mía” y vociferaban pidiendo por la libertad de expresión en Nicaragua.

Otros estudiantes que recibían clases optaron por dejar las aulas para unirse a la protesta.

“Gracias a la UCA”, gritaban unos, mientras otros pedían que no se callaran las voces de los que son el presente y el futuro de Nicaragua.Antes de la protesta un fuerte dispositivo policial se instaló en los alrededores de la UCA luego que en las redes sociales convocaran a un plantón en este sector. Foto: Óscar Sánchez/ENDLa caminata seguía y el entusiasmo de los manifestantes no se detenía. Al llegar a al sitio llamado la fuente, un lugar con una rotonda dentro de la UCA, los jóvenes continuaban cantando y no dejaban de pedir por la libertad de los manifestantes presos, afirmando que “son más de 700, no 100”.

De interés: Organismos internacionales condenan agresiones a periodistas independientes de Nicaragua

Esta semana las autoridades dieron casa por cárcel a unos 100 manifestantes.

POLICÍA EN ALERTA

Antes de que iniciara la manifestación estudiantil, convocada a través de las redes sociales, agentes de la Policía Nacional hacían patrullaje en los alrededores de la UCA. Esta vez había más agentes que en días anteriores.

Primero eran dos patrullas con agentes fuertemente armados las que hacían inspección por el lugar, pero luego se multiplicaron por los alrededores de la universidad.

Los ojos estaban puestos en el recinto que dirige el religioso José Idiáquez,el rector, quien en noviembre permitió que se exhibieran 88 fotografías en el paseo histórico de la Universidad Centroamericana (UCA), para -según explicaron- que no se borre la memoria histórica de lo ocurrido desde abril de 2018.

Al mediodía, y como si fuese una redada policial para atrapar delincuentes, los agentes policiales se bajaron de las patrullas con sus armas en mano, causando temor e incertidumbre entre los que transitaban por las afueras de la UCA.

Algunos hicieron disparos y la periodista Tifani Roberts, corresponsal de la cadena Univisión, recibió un impacto de bala de goma en su pierna, sin gravedad.Desde el sector de la UCA hasta la rotonda Cristo Rey oficiales se encontraban a ambos extremos de la carretera. Foto: Óscar Sánchez/ENDPero, los estudiantes que se manifestaron habían abandonado poco a poco la universidad al llegar al mediodía.

Antes de retirarse, gritaron consignas por la liberación de Miguel Mora y Lucia Pineda, los dos periodistas que este primero de marzo, Día Nacional del Periodista, estaban cumpliendo 70 días de estar presos por informar de manera independiente.

Los universitarios también recordaron a otros manifestantes presos, como el campesino Medardo Mairena. y lanzaron consignas por la libertad de Nicaragua.