•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La tarde de este viernes los escombros que aún permanecían en el inmueble de tres plantas que ardió con seis miembros de una misma familia en el barrio Carlos Marx, en Managua, empezaron a ser removidos.

Las labores de “escombreo” estarían a cargo de una empresa constructora, la cual habría sido contratada por un familiar de los fallecidos, según manifestaron vecinos del lugar.

En la jornada estaban siendo utilizados dos camiones, una camioneta y hasta carretones de caballos, en busca de chatarra. Del interior del inmueble, que aún permanece en pie, fueron retirados los restos incinerados de dos vehículos, estantes y trozos de madera.

También quitaron restos de concretos y plástico quemado.

El Nuevo Diario intentó contactarse con un familiar de la victimas en el lugar, pero este optó no brindar declaraciones.

En Junio pasado, este inmueble fue escenario de una tragedia que conmocionó al país, al difundirse imágenes en redes sociales en las cuales se apreciaba el edificio de tres plantas quemándose por completo.

En las duras imágenes se apreció también a bomberos brindando atención médica a dos niños con sus cuerpos quemados y desnudos. Los cuerpos de cuatro adultos, también lograron apreciarse.

La tragedia se registró en junio, en la etapa más cruda de las protestas antigubernamentales, surgidas a raíz de una fallida reforma al Seguro Social.

En redes sociales circularon videos en los que se apreciaban que minutos antes del incendio, un grupo de civiles armados y policías, rondaron la propiedad.

Pobladores del sector culparon a parapolicías y policías de esa tragedia, que transcendió hasta el exterior y provocó el rechazo y la condena de organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La remoción de escombros en la casa del barrio Carlos Marx. Oscar Sánchez/END

La Policía Nacional en un comunicado manifestó que un  grupo de delincuentes eran responsables de la tragedia. En el incendio fallecieron seis personas, de esos dos eran niños. Las identidades de las víctimas corresponden a Oscar Manuel Velázquez (46 años); Maritza del Socorro López Muñoz (46 años), Alfredo Manuel Velázquez López (22 años), Mercedes de los Ángeles Ráudez Álvarez (20 años), Dayeli Osmary Velásquez Ráudez (3 años) y Matías Eliseo Velázquez Ráudez, de cuatro meses.

En diciembre del 2018 las autoridades dieron a conocer las capturas de Karla Vanessa Matus Méndez y Amílcar Antonio Cortez Báez, como presuntos responsables del crimen.

Según la versión policial, que después fue incorporada en la acusación que presentó el Ministerio Público en los juzgados, el hecho fue porque las víctimas se negaron a “apoyar un paro nacional convocado por diversos sectores del país.

En enero de este año, el juez Henry Morales, del Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, remitió la causa contra Matus Méndez y Cortez Báez, a juicio oral y público.

El caso, que llegó a conocerse como la tragedia del barrio Carlos Marx, fue incorporado en el Informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y el monitoreo efectuado por el Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), que plantean que el Estado de Nicaragua cometió durante los meses de protestas crímenes de lesa humanidad.