•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El relator para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanzas, señaló que la era de la desinformación digital, es decir la propagación de noticias falsas o fake news, es usada por los gobernantes como “un arma política”.

Lanzas se refirió al tema al participar el viernes en un Foro realizado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, en conmemoración del Día Nacional del Periodista de Nicaragua.

El experto afirmó que los medios de comunicación no necesariamente son los que producen las noticias falsas, sino que son perfiles falsos y fuentes que se hacen llamar medios de comunicación.

Miembros de la CIDH durante visita a Nicaragua / Archivo Asimismo, reiteró que los Gobiernos también son agentes de desinformación, más cuando las noticias que han sido difundidas los afectan.

El relator de la CIDH aseguró que las noticias falsas que son usadas como armas políticas buscan “desacreditar y ocultar la realidad de la que son responsables” algunos gobiernos.

El defensor de derechos humanos recordó que el Gobierno de Nicaragua afirmaba que durante los primeros meses de crisis no había represión y que no había grupos parapoliciales, y culpaba a los periodistas independientes de generar noticias falsas, en un intento por “desacreditar la información veraz de los periodistas”.

Por lo cual, el mensaje de Lanzas, transmitido vía Skype, se centró en la importancia de que el periodismo se enfoque en elevar sus estándares, para sobresalir de la serie de noticias falsas que son difundidas en internet.

Además, rescató que es importante que los medios de comunicación, ante una crisis de desinformación, adviertan a sus públicos y recomendó aplicar mecanismos de verificación y respuestas para hacer frente a las noticias falsas.

IMPLICACIONES JURÍDICAS 

Por su parte, la mexicana Martha Tudón, coordinadora de derechos digitales de Artículo 19 e invitada al foro organizado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, en su intervención vía Skype, resaltó la importancia de que haya regulación.

Como Artículo19, dijo Tudón, relacionan las noticias falsas con “la propaganda y manipulación” que limita a las personas de participar “de forma activa en procesos sociales y políticos, porque distorsiona la forma en las que perciben la realidad”.

Tudón indicó que, según estándares internacionales de defensa de derechos humanos, como tal la “verdad… no está protegida”, aunque hay restricciones hacia la expresión de ideas y opiniones sobre la base de que estas sean falsas, inciertas o imprecisas.

Asimismo, resaltó que esos mismos estándares amplían su protección al derecho a la libertad de expresión cuando el mensaje obedece a una naturaleza de interés colectivo.

La CIDH durante su trabajo de investigación en Nicaragua / Archivo La coordinadora de derechos digitales destacó que es importante que los medios reconozcan su importante rol en la democracia, pues la práctica ética de “veracidad de la información” y “rigurosidad” permite que las sociedades tengan información de calidad y puedan participar informadas de los hechos sociales y políticos.

Tubón, al finalizó su intervención, destacó que en el ejercicio de la libertad de expresión “no puede exigírseles” a las personas “una práctica de rigurosidad periodística”, quedando en los periodistas y agentes de la sociedad civil el trabajo de verificación y rigurosidad de la búsqueda de la verdad.