•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Tras anunciarse que un grupo de jóvenes realizaría una protesta contra el Gobierno en la entrada de Ciudad Sandino, un fuerte dispositivo policial se desplegó por este sector la mañana de este domingo.

La convocatoria para realizar un plantón a las diez de la mañana de hoy en la entrada de Ciudad Sandino, surgió en las redes sociales y en el anuncio decía que la protesta era para demandar la libertad de los manifestantes que aún se encuentran presos.

En la entrada de Ciudad Sandino se logra observar la permanecía de al menos tres patrullas con un grupo de aproximadamente 10 antimotines.

Policía de Nicaragua en la entrada a Ciudad Sandino / Oscar Sánchez Otro grupo de policías están desplegados a lo largo de la calle.

En Managua también se han observado varias patrullas con antimotines circulando por las principales calles de la ciudad.

En los últimos días la Policía nacional ha asediado las instalaciones de la Universidad Centroamericana (UCA), luego de que estudiantes de esta casa de estudios realizaran una protesta contra el Gobierno dentro del recinto universitario.

De acuerdo con organismos de derechos humanos hasta antes del miércoles más de 600 personas se encontraban encarceladas por haber participado en las protestas antigubernamentales.

El pasado miércoles horas antes que iniciaran las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, 100 manifestantes que se encontraban detenidos en los sistemas penitenciarios La Modelo y La Esperanza fueron trasladados a sus viviendas bajo la medida de arresto domiciliario.

Este sábado otros manifestantes también recibieron arresto domiciliar y fueron traslados hacia sus viviendas, entre ellos  Brandon Lovo Taylor y Glenn Slatte, quienes habían sido condenados 23 años y medio y 12 y medio años de prisión, respectivamente por la muerte del periodista Ángel Gahona.

Policía en la entrada de Ciudad Sandino / Oscar Sánchez La crisis de Nicaragua también dejó más de 300 muertos, miles de heridos, grandes pérdidas económicas, miles de empleos perdidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas, según organismos de derechos humanos.