•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Comité Pro Liberación de Presos Políticos de Nicaragua activó el protocolo de atención para asistir al centenar de manifestantes excarcelados la semana pasada, previo a la reapertura del diálogo nacional.

Lilliam Ruiz, madre del periodista Hansel Vásquez y miembro del comité antes mencionado, dijo que decidieron activar el protocolo tras conocer que algunos manifestantes habían retornado a sus hogares golpeados.

“Muchos están saliendo enfermos. Nos han manifestado sus familiares que no duermen y que escuchan ruidos. Otros ni siquiera tienen ganas de comer, se quedan idos”, explicó Ruiz.

Las atenciones a los opositores la están proporcionando un grupo de médicos que los está visitando. No todos los excarcelados han sido atendidos por la ubicación de sus residencias, ya que radican en los departamentos, pero Ruiz dijo que están en comunicación con sus familiares.

“Para estos casos, nosotros tenemos un protocolo de atención médica que ya estamos poniendo en práctica. Y seguimos esperando  que nuestros presos sean liberados, nuestra demanda es que todos salgan libres”, enfatizó Ruiz, quien este fin semana sostuvo un encuentro con otros miembros del comité en un hotel capitalino.

Las razones del encuentro no fueron proporcionadas. No obstante, la madre del comunicador Hansel Velásquez aprovechó para reiterar el deseo del comité de estar presente en la mesa del diálogo nacional, tal y como lo ha solicitado días atrás en redes sociales.

 Tener confianza en el diálogo

“Tenemos que tener confianza (diálogo nacional), este es el puente que se abrió y nosotros no podemos cerrar el único puente. Es importante decir que el comité exige un lugar en la mesa de diálogo, los más indicados para discutir los asuntos concernientes a los presos y presas políticas son sus familiares”, comentó.

El hijo de Lilliam Ruiz, Hansel Vásquez, quien es periodista, aún permanece recluido en La Modelo. Un juez lo condenó a 17 años y 6 meses de prisión por haber incurrido en los delitos de  terrorismo, tráfico de armas y entorpecimiento de servicios públicos.