•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El organismo Ética y Transparencia aseguró este lunes que en las elecciones regionales del Caribe, celebradas el domingo, hubo “un bajo índice de participación” de electores y por eso “ningún partido obtuvo ni el 25% del voto del padrón total de electores en ambas regiones”.

Según datos oficiales del Consejo Supremo Electoral (CSE), publicados en el medio oficialista El 19 Digital, el porcentaje de participación ciudadana fue de 45.4%, después del escrutinio de 677 Juntas Receptoras de Votos, de un total de 1,137.

El CSE estimó que más de 400,000 habitantes de la Costa Caribe estaban convocados para ejercer su voto este domingo, de los cuales 348,491 están registrados en el padrón electoral.

No obstante, según los datos oficiales, hasta el domingo el gobernante partido Frente Sandinista (FSLN) tenía un total de 57,994 votos, equivalentes al 14.5% de los votantes empadronados.

Roberto Courtney, director ejecutivo de Ética y Transparencia, afirmó que “estamos ante una elecciones donde los otros partidos no consiguieron casi votos”.

Comentó que la participación fue baja, a pesar que “se dieron fenómenos como el traslado de votantes desde zonas inelegibles, se abrió el sistema al voto fuera del padrón y otras anomalías que aún documentamos, pero que inflan significativamente la deprimida participación”.

Roberto Courtney, director de Ética y Transparencia. Jorge Ortega/END

Según Courtney, es típica de las elecciones regionales la baja participación de la población “porque son autoridades de papel no tienen gran poder de resolución y siempre tienen un índice de participación más baja, pero no hay que negar que también es descendente. Nunca comenzaron muy altos desde que se efectuaron por primera vez en 1994, cuando rondaron el 50% (de participación)”. 

Irregularidades

Alberto Sequeira, coordinador del voluntariado de Ética y Transparencia, afirmó que pudieron estar presentes en 66 Juntas Receptoras de Votos (JRV) y constataron que votaron personas que no aparecían en el padrón, gracias a que fue legalizado con la reforma de última hora a la Ley Electoral.

“Se repiten los temas preelectorales de los últimos años: padrón poco confiable, cedulación partidaria, abuso de bienes del Estado”, afirmó. 

Roberto Courtney, director de Ética y Transparencia. Jorge Ortega/END

“La duda sobre la tinta y reportes de voto múltiple son generalizados”, agregó Sequeira, porque “la tinta para manchar el dedo de los que votaron podía quitarse fácilmente”.

El despliegue militar en la región fue notorio.