•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) advierte que esta semana será calurosa por el predominio de altas presiones. 

Las temperaturas podrán andar entre los 36 grados en occidente, 35 en Managua y 34 grados por las zonas más altas del país, según el informe que brindó esta institución a medios oficialistas.  

Sin embargo, la sensación térmica en el caso de León y Chinandega podría ser de 39 grados. 

Ineter precisó que en relación a la velocidad de los vientos, en el inicio de la semana se mantendrán ligeros y con un leve incremento entre martes y miércoles por el orden de los 40 kilómetros por hora.

Como consecuencia de los vientos, la navegación en las costas del océano Pacífico va a ser un poco riesgosa, ya que podrían presentarse olas de 2 a 2.5 metros, principalmente entre los días miércoles y jueves. 

En tanto, el Observatorio de Fenómenos Naturales (Ofena) indica que un anticiclón influye sobre el océano Pacífico y favorece un ambiente seco con temperaturas diurnas cálidas y bastante calurosas principalmente en Chinandega y León. 

Asimismo, Ineter indica que esta semana estaría acercándose el frente frío numero 41 hacia el Golfo de Honduras, lo que aumenta las posibilidades de bajas temperaturas al amanecer. 


Debido a este frente frío es posible que se presenten algunas lluvias en el Caribe. En el norte y sur posiblemente se presentarán lloviznas o chubascos. 

NIÑO DéBIL

El Niño, fenómeno climático que genera sequías, al fin se estableció después de varios meses en que se indicaba que existían grandes probabilidades de que esto sucediera.

El fenómeno se instaló el pasado 14 de febrero. Las probabilidades de que El Niño continúe después de la primavera se ubican por debajo del 50%, indicaron los científicos, quienes además señalaron que el fenómeno de este 2019 podría ser débil.

Por su parte, Carlos Zelaya, investigador del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) dijo que hay que esperar para ver cómo será la evolución de El Niño de marzo en delante, lo cual hasta el momento es incierto.

“Estamos esperando marzo y lo que podríamos llegar a confirmar como hipótesis, es una entrada tardía del invierno. Esa sería la principal preocupación en Nicaragua”.

De acuerdo con Zelaya, “actualmente hay tres fenómenos que se nos han juntado (...). Uno es que el año pasado el invierno se retiró bastante temprano. A principios de noviembre dejó de llover.

Dos: en los primeros meses del año hemos visto bastante materia seca en el campo y fuertes vientos. Por eso, una de las principales recomendaciones que estamos haciendo a los productores es que no quemen, porque pueden provocar incendios que se salgan de control. La otra es que se preparen con semillas resistentes a sequías, es decir, semillas precoces que necesitan menos agua y producen más temprano”.