•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) recibieron este martes la invitación formal para participar en las negociaciones del diálogo entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y representantes del Gobierno.

La noticia fue confirmada a El Nuevo Diario por monseñor Abelardo Mata, obispo de la diócesis de Estelí.

“Justamente me notificó el cardenal Brenes (Leopoldo Brenes) que lo visitaron delegados de la Alianza (Alianza Cívica) con la carta firmada por las dos partes, invitando a participar al diálogo”, aseguró monseñor Abelardo Mata a través de una llamada telefónica.

Obispos de Nicaragua / Archivo Monseñor Mata no especificó el papel que desempeñarán, ni quiénes son los obispos que estarán en las negociaciones del diálogo en representación de la CEN.

El canciller Denis Moncada y Juan Sebastián Chamorro, fueron los encargados de llevar la invitación a los obispos de la CEN.

Según monseñor Mata, el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la CEN, convocó a los obispos a una reunión de emergencia para el próximo viernes, donde se abordará este tema.

Mata explicó que la reunión será hasta el próximo viernes debido a que todos los obispos acaban de regresar a sus respectivas diócesis.

La CEN había emitido el pasado lunes un comunicado en el cual los prelados del país sostuvieron que no habían sido invitados para formar parte del proceso de negociación, razón por la cual el cardenal solo asistió a la primera negociación del pasado miércoles.

De acuerdo con el comunicado de los obispos, el cardenal Brenes “hizo saber a los participantes de la mesa de negociación que si necesitaban algún servicio de la CEN, ambas partes hicieran llegar las respectivas cartas de invitación”.

Previo al inicio del quinto día del diálogo la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia dijo que hoy esperaban definir a los testigos y acompañantes del diálogo.

En reiteradas ocasiones la Alianza Cívica ha manifestado que su “compromiso transversal” es continuar demandando la liberación y seguridad de los manifestantes presos, el restablecimiento de las libertades, derechos y garantías, reformas electorales y justicia.

La primera sesión del diálogo se realizó el pasado miércoles, día en el que 100 manifestantes salieron de las cárceles bajo el régimen de arresto domiciliar y convivencia familiar, luego de permanecer encarcelado por varios meses por haber participado en protestas antigubernamentales.

La crisis en Nicaragua ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, grandes pérdidas económicas, miles de empleos perdidos, más de 600 personas encarceladas y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio y persecución por haber participado en las protestas, de acuerdo con organismos de derechos humanos.