•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los comerciantes del mercado Oriental que fueron afectados por un incendio ocurrido la madrugada del lunes 4 de marzo, están levantando nuevamente sus tramos.

Algunos afirmaron que las autoridades les permitieron rehacer sus lugares de trabajos y que no les han notificado que harán algún tipo de proyecto de construcción o un galerón.

Ayer, algunos vendedores aún se encontraban limpiando los objetos quemados y la mayoría de los 70 tramos incinerados estaban limpios.

Sobre el origen del siniestro se supo que fue un posible cortocircuito, pero esto no parece preocupar a los comerciantes, ya que muy pocos quisieron hablar sobre esto.

Hubo algunos que incluso se exaltaron y afirmaron que nadie en esa zona tenía luz. Ayer también la Alcaldía de Managua entregó láminas de zinc a los comerciantes afectados con el siniestro, aseguró Jorge González, uno de los dirigentes en el mercado Oriental.

González aseguró que alrededor de 129 vendedores recibieron 10 láminas. “La gente pidió que se les fuera limpiado el lugar y ellos van a construir con esas diez láminas”.

Por ahora no hay planes de construir un galerón. “Son cosas que se van a ir viendo en el camino”, manifestó el dirigente.

Desastre anunciado

González expresó que el problema son las conexiones ilegales que los comerciantes instalan en sus negocios, a pesar de las advertencias.

“Andá fijate donde no hay luz y mira cómo está la metida de los cables, andá dale una vuelta y te fijás que no hay luz legal, pero siempre hay ilegal, eso es indiscutible”, afirmó.

Según el informe del Gobierno, el incendio ocurrió porque un cable de electricidad del tramo 937 se recalentó y virutas calientes cayeron sobre hojas de chagüites que después tomaron fuego y se propagó a otros tramos.

María Canda perdió todo su tramo, en el que vendía precisamente esta hoja. Las pérdidas dice que son muy cuantiosas. Cree que la hoja de chagüite toma fuego fácilmente.

No obstante, en la mayoría de los tramos que se quemaron había plástico, pero además “a mí se me quemaron 3 bidones de manteca”, dijo la vendedora.

De hecho, otros negociantes también tenían manteca almacenada, afirmó Canda.  

La comerciante cree que otro factor que ayudó para que el siniestro se propagara es que los tramos eran hechos de tabla y estaban muy cerca.

Reconoció que aunque esta parte no cuenta con luz legal, algunos comerciantes tenían exhibidores de bebidas y otros electrodomésticos.

También reveló que en enero los bomberos hicieron una inspección en la zona afectada por el incendio.

“Hubo inspecciones del cuerpo de bomberos, pero no sé en qué quedó”, afirmó la comerciante, quien indicó que nunca hubo un conato de incendio en esa zona.