• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de EE. UU. urgió al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a negociar de “buena fe” con la coalición opositora del país, en un diálogo que busca una salida pacífica a la crisis que ha dejado centenares de muertos desde abril del año pasado.

“Continuamos urgiendo al gobierno de Ortega a que tome acciones concretas para, ahora, unirse al diálogo liderado por la Iglesia y para negociar de buena fe”, dijo al ser preguntado por Efe uno de los portavoces del Departamento de Estado, Robert Palladino, en una rueda de prensa en Washington.

En Nicaragua, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y los representantes del Gobierno de Nicaragua informaron que continuarán debatiendo la agenda, al terminar la séptima sesión de negociaciones.

El presidente de la Cámara de Comercio Americana de Managua (AmCham), Mario Arana, indicó que hasta este jueves empezaron a ver los temas de agenda de cada una de las partes.

El exdiputado José Pallais dijo, al salir del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), donde se realizan las negociaciones, que “el Gobierno ya presentó su agenda, pero no se puede compartir hasta que los temas estén aprobados”.

Arana explicó que las conversaciones de la séptima sesión fueron apenas el “arranque” de los debates de los tópicos sustantivos que integrarán la agenda.

Temas en común

Arana reveló que dentro de los debates de agenda “encontraron coincidencias” en las propuestas de ambas partes, aunque no especificó cuáles, pues indicó que no se lo permite el acuerdo firmado en la hoja de ruta, que refiere que solo pueden dar detalles sobre “temas aprobados”.

El presidente de AmCham, quien en las negociaciones representa a la Alianza Cívica, manifestó que esperan que la conformación de la agenda les tome el “resto de la semana y quizás hasta el lunes”.

La Alianza espera conocer a inicios de la próxima semana quiénes serán los que acompañarán y testificarán las negociaciones, pues ambas partes ya cumplieron con enviar las invitaciones el pasado 5 de marzo.

Representantes del Gobierno de Nicaragua ante el diálogo. Cortesía/END

Arana señaló que ambas partes están pendientes recibir la confirmación tanto de las Iglesias evangélica y católica.

El deseo de la Alianza es que los acompañantes y testigos estén cuando ya se haya acordado la agenda, pues consideran que esto le dará “fuerza, fortaleza y legitimidad a muchos que dudan de este esfuerzo”, aseguró Arana.

Piden paciencia

Los delegados de la Alianza solicitaron paciencia a la población, frente a los resultados que puedan tener las negociaciones en cada sesión.

“Apelo a que tengamos paciencia porque queremos que esta negociación tenga buenos resultados, verdaderamente, tenemos los mejores intereses del país en mente y hay que darle una oportunidad a este esfuerzo, para que esto salga bien porque es mucho lo que ha padecido el país y tenemos que dar tiempo a que se llegue y se alcance un acuerdo, que tenga todo los elementos, seguimiento y cumplimiento”, finalizó el presidente de AmCham.