•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En una época donde universalmente se lucha para erradicar el machismo, las mujeres nicaragüenses dieron un paso al frente y desde todos los estratos sociales se volvieron protagonistas de una de las crisis sociopolíticas más graves en la historia del país.

Desde el inicio de la crisis en Nicaragua hace más de diez meses, las mujeres adoptaron un rol principal dentro de las protestas contra el Gobierno, tanto que es fácil recordar algunos rostros que por su liderazgo, generosidad o astucia se ganaron un lugar entre las mujeres más destacadas durante las protestas en el país y en el corazón de cada nicaragüense.

 Contenido exclusivo: Eurodiputados revelan al mundo condiciones de protestantes presos

A continuación, una lista de los principales rostros femeninos que han resaltado por sus acciones durante los últimos diez meses.

Madelaine Caracas

Hace más de diez meses, cuando inició la crisis en Nicaragua, Madelaine se convirtió en una de las mujeres que más resaltó durante las protestas contra el Gobierno, su imagen tomó relevancia durante su participación en las protestas por el incendio que en los primeros días de abril de 2018 calcinó más de cinco mil hectáreas de bosques en la reserva biológica Indio Maíz.

La joven de tan solo 20 años, estudiante de comunicación Social de la Universidad Centroamericana (UCA) alcanzó su punto máximo cuando leyó en el primer día del diálogo nacional (16 de mayo) ante el presidente Daniel Ortega, la lista de los primeros 53 manifestantes que hasta esa fecha habían perdido la vida al ser reprimidos por la Policía de Nicaragua.

La imagen de Caracas no destaca únicamente por esas acciones, sino que también realizó una gira por varios países de Europa para denunciar las acciones represivas de parte de la Policía de Nicaragua contra manifestantes que ejercían su derecho a la libertad de expresión. 

 Lea: Piden a la Cruz Roja visitar a mujeres en huelga de hambre

La joven universitaria estuvo en Dinamarca, Suecia, Francia, Holanda, Alemania y España. En estos países visitó distintos medios de comunicación, ONG, partidos políticos internacionales, organismos de derechos humanos y hasta participó del Parlamento Europeo.

Esta semana Madelaine Caracas  anunció que viajaría a Ginebra, Suiza, para denunciar la crisis de Nicaragua en el marco del 40 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Amaya Coppens

Amaya Eva Coppens, de 23 años, antes del inicio de la crisis era estudiante del quinto año de la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León).

La joven de nacionalidad nicaragüense y belga destacó en medio de las protestas cuando fue vista en reiteradas ocasiones estudiando libros relacionados a su carrera debajo de los árboles y en medio de las barricadas, instruyéndose para actuar con mayor eficiencia al momento de atender alguna emergencia entre sus compañeros.

 De interés: Familiares de presas en huelga de hambre piden conocer estado de salud de las reas

El 10 de septiembre de 2018 Coppens fue capturada por la Policía y acusada por los delitos de secuestros simple y terrorismo, lesiones sicológicas leves, portación ilegal de armas y entorpecimiento de servicios públicos.

Coppens permanece encarcelada en el penal de mujeres de Tipitapa, La Esperanza, donde recientemente una delegación de diputados del Parlamento Europeo le propusieron ser trasladada a Bélgica, sin embargo la joven rechazó la propuesta expresando que sólo aceptaría salir de la cárcel si son puestas en libertad sus otras compañeras de cautiverio.

Irlanda Jerez

Irlanda Jerez, de 38 años, es odontóloga de profesión, graduada de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, (UNAN, León), ejerció su profesión desde el año 2002, sin embargo a partir del 2007 se convirtió en comerciante del mercado Oriental, donde vendía ropa.

Durante las protestas a Irlanda Jerez se le podía ver en todas las marchas con una bandera azul y blanco, una camisa blanca en la que llevaba grabada en el pecho el nombre su país (Nicaragua), una gorra con los mismos colores en la que se leía, “Somos Nicaragua” y un infaltable megáfono en el que pedía justicia por todas las personas que perdieron la vida por la represión.

 Además: Feministas respaldan negociaciones entre Gobierno de Nicaragua y Alianza Cívica

En el mercado Oriental Irlanda Jerez se encargó de organizar a los comerciantes, quienes en mayo del año pasado se declararon en rebeldía ante las autoridades nicaragüenses y llamaron  a todos sus colegas a no pagar impuestos como forma de protesta ante el Gobierno, “marchantes”, también se organizaron para proteger sus tramos de los saqueos que se registraban en este momento en el país.

Irlanda Jerez fue apresada el 18 de julio de 2018 y aunque es acusada por los delitos de coautoría de usurpación del dominio privado, estelionato, uso de documento falso y falsedad ideológica en perjuicio de otra ciudadana, en un caso que empezó en 2016, su detención se dio luego de que encabezara protestas contra el Gobierno.

Elsa Valle

Capturada el 14 de julio en el sector de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y liberada 75 días después, Elsa Valle es una de las mujeres que más ha sufrido las consecuencias de la crisis en Nicaragua.

Su novio murió asesinado por parapolicías mientras cuidaba un tranque en el barrio 8 de marzo; al momento de su detención Elsa Valle se encontraba embarazada y al ser puesta en libertad reveló que sufrió un aborto, el cual aseguró que fue por los maltratos que sufrió mientras estuvo recluida, además su padre también fue capturado cuando ella tenía ya dos meses de estar encarcelada.

 También: Ocho manifestantes presas en huelga de hambre

A pesar de haber estado presa dos meses perder a su bebé dentro de las celdas y haber sido maltratado y amenazada, Elsa Valle salió de la cárcel con mucha fortaleza.

“Viva Nicaragua libre, se pudo, que siempre sigan en pie, no den su brazo a torcer nunca. Siempre voy a seguir en la lucha, ni aquí estando encerrada me voy a quedar callada jamás, jamás”, fueron las primeras palabras de la universitaria al salir de la cárcel.

Las rejas del Chipote y La Esperanza no amedrentaron a esta joven de 19 años, quien luego de salir de la cárcel siguió denunciado el drama que vivían sus demás compañeras y demandando la liberación de su padre Carlos Valle, quien es uno de los 100 reos que el pasado 27 de febrero recibieron libertad condicional.

Valeska Valle

Es uno de los principales rostros de la crisis en Nicaragua, esta joven de 22 años estuvo atrincherada en la Upoli, participó en el primer diálogo nacional en representación de la Coalición Universitaria y actualmente participa como miembro en las negociaciones previas entre el Gobierno y la Alianza Cívica.

 Lea más: No hay fecha para audiencia judicial de Amaya Coppens

Valeska es estudiante de la carrera de Contaduría Pública y Auditoria en la UCA y se involucró en las protestas desde el 19 de abril de 2018 cuando con un grupo de amigos llegó hasta el sector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y ayudó a levantar barricadas y también a ingresar víveres.

Mientras Valeska se encontraba en la UNI, los antimotines lograron tomarse las instalaciones de la universidad por lo que tuvieron que abandonar el lugar, sin embargo, no regresó a su casa y se movilizó hacia la Upoli donde estuvo atrincherada y se convirtió en miembro del Movimiento 19 de abril, desde entonces ha sido uno de los rostros jóvenes más presentes en actividades de la oposición de Nicaragua.

Flor Ramírez

Reconocida durante las protestas por asistir a las marchas vestida con traje folclórico azul y blanco, esta señora de 63 años fue quien impuso una nueva forma de protestar en contra del Gobierno a través de la danza.

Con su traje azul y blanco, y una pañoleta con los mismos colores cubriendo su rostro, doña Flor asistía a todas las marchas para exigir libertad por los manifestantes presos, sin embargo en septiembre fue apresada por la Policía Nacional y llevada a El Chipote, simplemente por bailar música folclórica.

 De interés: Comandante Masha nombra Victoria Libertad a su bebé

Luego de su detención, doña Flor denunció que motorizados pasaban frecuentemente por su vivienda. También expresó que cuando la Policía la capturó una oficial le pidió que se quitara el vestido azul y blanco que llevaba puesto porque se lo iba a quemar, sin embargo ella se negó y dijo que para quemar su vestido, tendrían que quemarla a ella también porque no se lo quitaría.

En enero de este año doña Flor fue salvajemente golpeada por sujetos desconocidos.

Doña Coquito

Miriam del Socorro Mátuz, de 77 años, conocida popularmente como doña Coquito, es una mujer que se ganó el respeto, admiración y cariño de muchas personas el 18 de mayo del año pasado, mientras se llevaba a cabo la segunda sesión del diálogo nacional entre el Gobierno y miembros de la sociedad civil.

Doña Coquito se ganaba la vida vendiendo agua helada, dulces y galletas en una parada de buses ubicada a 200 metros del Seminario de Fátima, sede del diálogo nacional el año pasado, ese día sin titubeos decidió sacar del termo sus bolsitas de agua y repartirlas a un grupo de personas llegó a protestar frente al Seminario de Fátima pidiendo justicia por las muertes que ha dejado la represión de la Policía Nacional.

 Además: Manifestantes que recibieron arresto domiciliar sufren problemas mentales, dicen sus madres

La escena que capturó la atención de todos los presentes en el lugar y el público ovacionó a la anciana quien al recibir abrazos de los jóvenes no pudo evitar el llanto.

Luego de haber regalado su venta de agua helada, doña Miriam se volvió popular a través de las redes sociales y el país entero aplaudió su gentileza. Ahora se siente agradecida porque muchos la llaman abuela y como tal hace suya la lucha de sus “nietos” en la calle.

Doña coquito fue detenida en junto a doña Flor Ramírez en Septiembre del año pasada, pero ese mismo día fue dejada en libertad.

Lucía Pineda Ubau

Reconocida por su amplia trayectoria como periodista en varios medios de comunicación de Nicaragua, Lucía Pineda Ubau, de 45 años, es quizá el rostro femenino del que más se habla en los últimos dos meses de crisis.

 Lea: Demandan en España libertad de manifestantes mujeres presas en Nicaragua

Acusada por La Fiscalía de “provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas”, Pineda se convirtió en la primera mujer de prensa encarcelada en Nicaragua durante la crisis que inició el año pasado.

Lucía Pineda, quien era jefa de prensa del Canal 100% Noticias, fue capturada por agentes de la Policía el pasado 21 de diciembre junto al director de ese medio de comunicación en su centro de trabajo.

Antes de ser detenida la periodista denunciaba de manera incansable las violaciones a derechos humanos ocurridas en el país, a cualquier hora del día o de la noche, la programación de 100% Noticias era interrumpida con la viñeta de “última hora” y luego aparecía Lucía informando sobre los acontecimientos que ocurrían, la periodista también usaba sus redes sociales para informar a la población nicaragüense.

La labor de la periodista la hizo ganarse el cariño de los nicaragüenses y en muchas ocasiones cuando andaba en cobertura era recibida entre abrazos y agradecimientos por la población, quienes tampoco se cansan de demandar su libertad.

 De interés: Comité activa protocolo de atención médica a excarcelados

Actualmente se desconocen las condiciones en las que Pineda se encuentra en el Sistema Penitenciario de Mujeres, La Esperanza, donde fue trasladada el pasado 30 de enero, luego de permanecer por casi dos meses bajo condiciones inhumanas en El Chipote.

Vilma Núñez

En reiteradas ocasiones ha dicho que su posición no es política partidaria, la cual define con una frase que siempre usa: “Defender los derechos humanos es asumir conscientemente los riesgos de enfrentarse al poder que los viola” o “La defensa de los derechos humanos es la oposición permanente al poder que los viola”.

Vilma Núñez de Escorcia, de 81 años, a pesar de su avanzada edad ha sido un rostro muy visible durante los últimos 10 meses. La activista y directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), de manera constante ha denunciado ante medios de comunicación y organismos internacionales las graves violaciones a derechos humanos.

El papel que ha desempeñado esta activista de derechos humanos haga sido tan visible que simpatizantes del Gobierno han hecho campañas de desprestigio en su contra.

 Contenido Premium: ¿Cuáles son las opciones que tiene un estudiante excarcelado?

En diciembre de 2018, la Asamblea Nacional le canceló la personería jurídica al (Cenidh), una ONG encargada de defender los derechos humanos en Nicaragua, sin embargo desde la clandestinidad Vilma Núñez y su equipo continúan denunciado la crisis que vive el país.

Marlen Chow

Dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) y miembro del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Marlen Auxiliadora Chow Cruz se convirtió a sus 69 años en uno de los rostros más destacados durante la crisis al incentivar una nueva forma de protestar, “el pico rojo”.

Todo ocurrió el pasado 14 de octubre, cuando Chow junto a otras 38 personas fueron detenidas en el sector de Camino de Oriente, en Managua, mientras se disponía a participar en la marcha azul y blanco “Unidos por la libertad”.

Al ser llevada a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), mejor conocida como “El Chipote”, a Chow le preguntaron a qué organización pertenecía, a lo que respondió; “soy de la Asociación de Mujeres del Pico Rojo”, haciendo alusión al labial rojo que usaba en ese momento.

 Además: Miguel Mora se enteró de la muerte de su abuela a través de las rejas del Infiernillo

Posteriormente los nicaragüenses se tomaron fotos con el "pico rojo" y las colgaron en las redes sociales, con un resultado aparentemente exitoso.

La burlesca manifestación también surgió como alternativa a la prohibición de la Policía Nacional de realizar manifestaciones en las calles sin su autorización, bajo amenaza de cárcel.

Sin embargo este no fue el único aporte de Marlen Chow a lucha cívica de las nicaragüenses, desde que estalló la crisis, ha denunciado cada una de las violaciones a los derechos de los nicaragüenses, especialmente de las mujeres que han sido detenidas en este contexto.