• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), señaló este sábado que la Conferencia Episcopal y la Iglesia Católica son una institución seria que optó por no participar en el diálogo, una decisión que no cambiará.

“Cuando tomamos decisiones no las tomamos alocadas, como bien te he dicho, son reflexionadas, compartidas, a pesar de que estábamos solo 10 obispos, recibimos correspondencia de los otros tres obispos donde manifestaban sus sentimientos y nos dimos cuenta que coincidimos. Lo que nos daba a entender es que es una decisión meditada”, afirmó Brenes luego de presidir la primera peregrinación al Santuario del Cristo Negro de Esquipulas, que contó con la participación de fieles de las 15 parroquias de Carazo.

En cuanto al anuncio del Gobierno acerca de que no aceptará adelantar elecciones y que tiene disposición de liberar a reos involucrados en actos luego del estallido de la crisis, señaló: “Eso ya está en manos de los negociadores. Toda negociación tiene avances y retrocesos, así que está en manos de los 12 y de los asesores, y también de todo el pueblo que estará alimentando con sus inquietudes. Creo que los representantes del Gobierno consultarán a sus bases y la Alianza también. En este tiempo es importante escuchar con tranquilidad y con mucho reposo, reflexionar y luego actuar”.

Brenes añadió que la Conferencia Episcopal es invitada y está en la libertad de aceptar o no la invitación.

“Los Obispos han escuchado a sus feligreses, han escuchado a sus sacerdotes. Ayer (viernes) en la reunión han compartido cada una de las expresiones que venían de los sacerdotes y de los fieles. Al final, en un ambiente de oración, se miró la opción de dar lugar a los laicos, que todo el trabajo sociopolítico esté en manos exclusivamente de los laicos y no de la iglesia”, apuntó el cardenal.

Agregó que, personalmente, consideró que en la Alianza Cívica hay gente muy capaz, así como también en los representantes del Gobierno, para dialogar y poderse entender como hermanos, escuchar los sentimientos de la gente y poder sacar adelante el progreso de la paz.

“Yo considero que las personas de la Alianza, como las seis personas del Gobierno, son conocidas a nivel nacional, tienen una gran responsabilidad, que es de mucho trabajo y de trascendencia, que pueden lograr sacar adelante y nosotros no estaremos físicamente, pero estaremos orando para que se dejen conducir por el espíritu”, señaló.

VEN INSEGURIDAD

Por su parte, monseñor Carlos Enrique Herrera, obispo de la Diócesis de Jinotega, explicó que la decisión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), es definitiva, y la misma está basada en la inseguridad que demuestra el diálogo que inició el pasado 27 de febrero.

“Así como van las cosas, a nosotros no nos gustaría ser testigos de algo inseguro, tenemos una cierta inseguridad de ese diálogo, por eso no queremos perturbar el proceso del pueblo, la misma población está viendo que no hay una seguridad, una seriedad en eso, no nos podemos exponer también nosotros”, señaló monseñor Herrera.

Según el Obispo de la Diócesis de Jinotega, en atención al comunicado emitido el pasado viernes por la CEN, aprovecharán el tiempo de Cuaresma para orientar a los fieles católicos a unirse en una jornada de oración por Nicaragua.

“En toda la Cuaresma, celebraciones penitenciales, hay celebraciones de algunas parroquias que están celebrando a sus patronos, entonces ahí se va a orientar que se ore por Nicaragua, porque haya un cambio (…) Hay una gran crisis, la crisis fundamentalmente es política y después el sufrimiento de mucha gente; desempleo, presos, inseguridad”, apuntó el obispo.

La Alianza Cívica anunció el viernes que buscaría a la iglesia Católica para conocer las razones por las cuales optaron por no participar en el diálogo.

Monseñor Herrera agregó que la CEN, particularmente el Cardenal Brenes, estaría en disposición de escuchar a los miembros de la Alianza, aunque insistió que no echarán pie atrás con la decisión que tomaron este viernes.

“El cardenal, puede escucharlos, nosotros estamos dispuestos a escuchar a cualquiera, pero una cosa es escuchar y otra cosa es acceder a algunos acuerdos, nosotros podemos escuchar a uno y otro”, señaló Monseñor Herrera.

Tras la decisión de los obispos, la Alianza Cívica dijo que reconsidera su participación en el diálogo.