•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los familiares de los manifestantes presos que protestaron el fin de semana en la cárcel  La Modelo, demandaron al Gobierno que les permita constatar la condición física de los mismos, porque después de haber sido golpeados, fueron enviados como castigo a la celda llamada El Infiernillo.

En una conferencia de prensa, los familiares de los detenidos demandaron que les permitan el ingreso de médicos privados que puedan emitir diagnósticos confiables y entregarles las respectivas medicinas de acuerdo a cada una de sus necesidades, a la vez que responsabilizaron al Gobierno de cualquier situación que ponga en riesgo la vida de los reos.

El papá de Yubrank Suazo, Wilfredo Suazo, aseguró que su hijo es uno de los que fue golpeado y confinado al encierro en la celda El Infiernillo, donde se conoce que no tiene luz y hay condiciones insalubres.

“Mi hijo fue cambiado de la celda de máxima seguridad, a la de El Infiernillo por haber grabado un video desde su encierro, en el que acusa al Gobierno por las atrocidades que están sufriendo los reos en el penal. Él tuvo el valor de decir ‘basta ya, nos están atropellando’ y por eso fue golpeado, sabemos que lo cambiaron de celda y tememos por su vida”, denunció William Suazo.

Mientras tanto, la madre de Dilon Antonio Zeledón, condenado a más de 25 años por delitos como terrorismo y obstaculización de servicios públicos, señaló que las autoridades del sistema penitenciario están violentando gravemente los derechos de su hijo, quien resaltó que él es estudiante de cuarto año de la carrera de Contaduría Pública en Matagalpa y no le permiten recibir atención médica.

“Mi hijo fue golpeado brutalmente desde que fue detenido el 21 de julio, desde entonces presenta convulsiones. Antes nunca lo había hecho porque era un muchacho sano, pero ahora presenta estas convulsiones y lo han amenazado diciéndole que me llevarán presa si yo sigo denunciando. La abogada ha hecho escritos para que tenga atención médica, pero las autoridades han hecho caso omiso”, lamentó Ramos.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este lunes al Estado de Nicaragua, que en el caso de Yubrank Suazo y en el de otros manifestantes detenidos en el sistema penitenciario, brinde informaciones sobre el estado de salud, condiciones de encierro y garantice su seguridad.

Respaldan decisión de la alianza

Representantes del Comité Pro Liberación de Presos y la Articulación de Movimientos Sociales respaldaron este lunes la decisión de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de suspender las negociaciones con el Gobierno de Nicaragua, mientras no haya condiciones políticas que demuestren su buena voluntad.

La Alianza Cívica planteó, al suspender las negociaciones con el Gobierno, que regresarían a la mesa de negociaciones solo si el Gobierno daba muestras de buena voluntad política, liberando a todos los presos, cesando la represión y redadas contra opositores y el restablecimiento de las libertades de todos los nicaragüenses.

El comité reiteró que su demanda es la libertad de todos los presos, no el cambio de medida cautelar, como se ha venido viendo con más de 100 reos que fueron entregados en sus hogares bajo el régimen de casa por cárcel o convivencia familiar el pasado 27 de febrero, día en que se reanudaron las conversaciones entre la Alianza Cívica y el Gobierno.

La demanda de los parientes de manifestantes presos también es ser incluidos en el diálogo, aunque dijeron que fueron consultados por la Alianza en su decisión de suspender las negociaciones con el Gobierno.

Además, pidieron que regresen a Nicaragua los organismos internacionales de derechos humanos y la participación de mediadores, garantes y testigos representantes de organismos nacionales e internacionales que gocen de credibilidad.

En la conferencia estuvieron las madres de Rodrigo Espinoza, Brenda Gutiérrez, Hansell Vásquez; Liliam Ruiz, Dilon Antonio Zeledón, Eymi Ramos y el padre de Yubrank Suazo, Wilfredo Suazo.  

Además, comparecieron Wendy Juárez y Mario Chamorro, ambos representantes de la Articulación de Movimientos Sociales.

Convocan a vigilia mundial

Por otro lado, la Articulación de Movimientos Sociales convocó a una vigilia mundial para exigir la liberación de los presos detenidos en el contexto de las protestas sociales, iniciadas en abril de 2018.

La vigilia está programada para el próximo 23 de marzo bajo el lema: “Libertad Ya”. 

Según los organizadores, varias ciudades de Estados Unidos y Europa han confirmado que se unirán a la actividad de oración por los manifestantes presos, por lo que solicitaron a los nicaragüenses apoyar la iniciativa, misma que tendrá lugar en las redes sociales.

Asimismo, solicitaron a los nicaragüenses portar una prenda azul el próximo miércoles 13 de febrero, en solidaridad con los manifestantes presos, para demostrar que siguen “unidos, en resistencia y que podemos romper el cerco represivo, porque solo el pueblo salva al pueblo”.