•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Lázaro García, de 74 años excombatiente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quien el pasado miércoles 27 de febrero fue excarcelado bajo la medida de arresto domiciliar, presenta problemas de salud, sin embargo su familia no puede trasladarlo a un hospital debido a que para hacerlo necesitan la orden de un juez. 

La familia de don Lázaro García denunció ante la Comisión Permanente de Derecho Humanos (CPDH) que hace una semana solicitaron ante las autoridades competentes la autorización, para poder trasladarlo a un hospital debido a que presenta fuertes dolores en la próstata, pero hasta el momento no han recibido una respuesta.

El doctor José Arnulfo López, defensor de la CPDH explicó que  don Lázaro sólo puede salir de su casa por orden de la juez Adela Cardoza, quien lleva su caso. 

"Hicimos la solicitud el miércoles la semana pasada. Regularmente este tipo de solicitudes tienen respuesta 24 horas después, sin embargo aún don Lázaro sigue esperando, mientras padece de fuertes dolores. Hay un sistema de alerta que cuando se hace la solicitud, esta les avisa, pero no comprendemos por qué aún no hay contestación a la solicitud", explicó el doctor López, señalando que es una petición de emergencia médica.

El abogado de la CPDH detalló que durante su detención, don Lázaro fue valorado por médicos del Instituto de Medicina Legal (IML), quienes le detectaron hipertensión arterial crónica y problemas de la próstata.

"A pesar de tener casa por cárcel, el sigue siendo amenazado y está bajo vigilancia de los colaboradores del partido de Gobierno, legalmente no puede abandonar su vivienda sin orden judicial, y de hacerlo inmediatamente será regresado a prisión", comentó el doctor López, señalando la necesidad de que el juez apruebe la orden para llevar a don Lázaro al hospital.

Manifestantes que salieron de La Modelo bajo arresto domiciliar.  Archivo/END

El abogado dijo que este jueves don Lázaro tiene cita en los juzgados, para la continuación de su proceso, lo que a su juicio es una acusación sin elementos probatorios que la sustenten.

El Ministerio Público acusa a don Lázaro García por conspiración para realizar actos terroristas y fabricación de artefactos explosivos.

Antes de ser detenido Lázaro García se ganaba la vida como artesano de la pólvora en el barrio Monimbó, Masaya y es uno de los 100 manifestantes que salieron de la cárcel bajo libertad condicional horas antes que se retomaran las negociaciones entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, las cuales fueron suspendidas esta semana.