•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las ocho privadas de libertad que estaban en protesta en el Sistema Penitenciario de Mujeres, La Esperanza, suspendieron su huelga de hambre a petición de sus familiares, quienes consideraban que su vida corría peligro por pasar 14 días sin ingerir alimentos y no recibir atención médica.

De acuerdo con las familias de las presas, ellas también tomaron la decisión de suspender su protesta debido a que se sienten respaldadas con la posición de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de exigir la libertad de los “presos políticos”, como una condición para regresar a las negociaciones con el Gobierno.

Mariela Cerrato, madre de la presa Maria Adilia Peralta Cerrato, dijo en conferencia de prensa a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que las madres de las reas les imploraron a sus hijas que habían otras formas de luchar y no las quería muertas, debido que en el penal de mujeres La Esperanza en ningún momento les brindaron atención médica.

"El penal nunca aceptó que nuestras presas estaban en huelga de hambre, nos decían que estaban bien, pero no era cierto", expresó la señora Cerrato, quien destacó que el nuncio apostólico Stanislaw  Sommertag, que se reunió el pasado lunes con varias de las mujeres que estaban en huelga de hambre aún no ha hablado con sus familiares, para comunicarles en las condiciones en las que se encuentran. 

"Están en una condición de deterioro de su salud. Para presentarlas ante el nuncio, a mi hija la tuvieron que llevar a rastras a la habitación bonita que usaron para la foto, otra vomitó antes de llegar a la mesa. Ellas necesitan ser valoradas por un médico. Pedimos a la Cruz Roja Internacional que pida el acceso a ellas y las asista", solicitó la madre de María Adilia Cerrato. 

Mujeres presas en la Esperanza / Archivo Tamara Zamora, madre de Amaya Coppens, señaló que también su hija está en malas condiciones y le comunicó que las mujeres suspendieron la huelga de hambre, pero que podrían retormarla nuevamente dependiendo del rumbo que puedan tomar las negociaciones entre la Alianza Cívica, y el Gobierno.