•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, reiteró el cambio que su gobierno adoptará en las relaciones con los gobiernos a los que considera dictaduras, entre ellos, Nicaragua.

Durante una ponencia que ofreció este miércoles en la Fundación Heritage, en Estados Unidos, el presidente electo respondió sobre cómo votará El Salvador en la Organización de Estados Americanos (OEA), con una frase que deja entrever los cambios que se avecinan.

“Daniel Ortega y Nicolás Maduro pueden irse despidiendo de sus aliados en El Salvador”, fue la respuesta de quien asumirá la Presidencia salvadoreña el 1 de junio de este año.

El gobierno saliente de El Salvador, a la cabeza del izquierdista Salvador Sánchez Cerén, del Partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), había mantenido una política de respaldo a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, ambos con fuertes crisis sociopolíticas y señalamientos de graves violaciones a los derechos humanos.

En el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), el gobierno de Sánchez Cerén estuvo respaldando las posiciones de Venezuela y Nicaragua cuando fueron señalados de violadores de los derechos humanos.

El Salvador también mantuvo un respaldo al régimen cubano, que forma parte de la alianza en la región junto a Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Mensaje en Twitter

Sin embargo, desde que Bukele estuvo en campaña presidencial y luego de ganar las elecciones presidenciales en El Salvador, el pasado 3 de febrero,  expresó que la política hacia estos países cambiaría con su administración.

“Reconocer el nuevo período presidencial de Nicolás Maduro es estar en contra de la democracia”, escribió en Twitter el 10 de enero de 2019, el día de la investidura del gobernante venezolano. 

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele (c) llega a un encuentro con el presidente de México. EFE/END

El 23 de enero publicó un mensaje en Twitter, en el que expresó que “dictadores como Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador. De derecha o de izquierda”.

Después del triunfo electoral de Bukele, Félix Ulloa, el vicepresidente electo de El Salvador, afirmó en breves declaraciones al Diario de Hoy de ese país, que “el nuevo gobierno replanteará las relaciones diplomáticas con Nicaragua y Venezuela sobre los principios de los derechos humanos”, sin profundizar en el tema.