•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Luis Ángel Rosadilla, el enviado especial a Nicaragua de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), participa hoy por primera vez en la mesa de negociación entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, tras lograr junto al Nuncio apostólico que las partes en el diálogo superaran un impase.

Luego de tres días en Managua y después de sostener encuentros con grupos políticos, campesinos y de la sociedad civil, Rosadilla se integró hoy públicamente a la mesa de negociaciones entre la Alianza Cívica y el Gobierno.

Previamente se había reunido con las partes y ha sido testigo del compromiso asumido por el gobierno para excarcelar a los manifestantes presos por protestar.

"Rosadilla está como delegado especial del secretario general de la OEA, Luis Almagro, acompañando este proceso", expresó hoy José Pallais, jurista del equipo negociador de la Alianza Cívica.

"Rosadilla está aquí para determinar si existe voluntad de las partes, especialmente voluntad, como lo ha dicho Luis Almagro, de liberar a los presos políticos", añadió Pallais antes de comenzar hoy las negociaciones.

La libertad de los manifestantes presos es la prioridad principal de la Alianza en estos momentos y es una posición respaldada por la OEA, según lo dicho por Pallais.

"Al igual que lo va a lograr la OEA, la Alianza también alcanzará la liberación de todos los presos políticos", enfatizó el jurista.

La OEA comparte con la Alianza Cívica el criterio de que no puede haber ciudadanos encarcelados por "razones políticas, por haber participado en protestas. Eso no es admisible en un país que ha firmado la Carta Constitutiva de la OEA, la Carta Democrática Interamericana y el Pacto de San José, no es admisible", enfatizó Pallais.

Miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Por su parte, Carlos Tünnermann, negociador de la Alianza Cívica, sostuvo que Rosadilla hace el papel de "testigo y acompañante".
"Por el momento él está como testigo y acompañante, pero nuestra propuesta es que la OEA sea garante del proceso y de todos los acuerdos", expresó Tünnermann.

Hasta ahora, Rosadilla ha mantenido encuentros privados con diferentes sectores, brindando pocas declaraciones. De lo poco que ha dicho en público, se refirió a que cumple con el mandato de Almagro para analizar si la OEA formará parte del diálogo en Nicaragua.

Negociaciones no detiene sanciones

Tünnermann afirmó que las sanciones de la comunidad internacional contra el gobierno de Nicaragua no se detendrán solo por mantenerse en las negociaciones.

"Para aquellos que han expresado que el hecho de que estemos negociando iba a afectar las posibles sanciones (contra el Gobierno), eso no es así, ya se vio que estamos negociando con el Gobierno, sin embargo el Parlamento Europeo aprobó sanciones en la madrugada de este jueves", indicó Tünnermann.

"El hecho de que estemos dialogando, no significa que las sanciones se van a detener. Estas sanciones las ha provocado el gobierno con sus propias acciones", enfatizó.