•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Unidad Nacional Azul y Blanco (Unab) confirmó la tarde de este jueves su llamado a la población nicaragüense a manifestarse el próximo sábado en las calles de Managua en demanda de la liberación "incondicional y absoluta" de cientos de detenidos por protestar contra el Gobierno de Nicaragua.

"Hacemos un llamado a todas las organizaciones que componen la Unidad Azul y Blanco y a la ciudadanía a movilizarnos por la liberación incondicional y absoluta de todos los presos políticos", anunció esa coalición en conferencia de prensa.

En la conferencia de prensa hicieron presencia representantes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, miembros de la Coalición Universitaria, el Comité Pro liberación de Presos Políticos y las Madres de Abril (madres de personas que perdieron la vida en el contexto de las protestas).

La marcha fue convocada para las dos de la tarde del sábado 16 de marzo, partiendo de la rotonda Centroamérica hacia el monumento Alexis Arguello en la Plaza Las Victorias.

"Solicitamos a la comunidad internacional continuar su apoyo y no dar un paso atrás hasta que el pueblo de Nicaragua alcance un verdadero estado de justicia", cita el comunicado de la Unab.

Según estos movimientos sociales, el Gobierno debe demostrar que quiere diálogo permitiendo los espacios para manifestaciones.

"Mi postura es de respaldo a la posición de los estudiantes, quienes exigen la libertad total de los presos políticos", dijo Azahalea Solís a El Nuevo Diario antes de iniciar la conferencia.

Solís, quien es miembro suplente del jurista Carlos Tünnermann en el proceso de diálogo, decidió retirarse de manera temporal de la mesa de negociación, igual que lo hicieron los dirigentes universitarios que mantienen su posición de que se liberen a todos los manifestantes presos.

"Esperamos que la liberación de la que se habla sea real, que sea la libertad, no una simple excarcelación", destacó Solís, quien agregó que "hay que salir a las calles porque son nuestras y tenemos derecho a movilizarnos, es un derecho fundamental".

Lilliam Ruiz, madre de un manifestante detenido dijo que hasta el momento se desconocen los nombres de los reos que serán excarcelados mañana, pero exigen la liberación de las más de 600 personas que aún permanecen en prisión por haber participado en las protestas.

Las marchas no oficialistas fueron prohibidas por la Policía Nacional de Nicaragua desde el pasado mes de septiembre, cuando amenazó con encarcelar a quienes las promuevan.

En enero pasado, los empresarios de Nicaragua acordaron cancelar una manifestación que habían convocado, después que la Policía les denegara el permiso.

Unab convoca a marcha para pedir libertad de manifestantes presos / Nayira Valenzuela La Unidad Nacional Azul y Blanco también consideró que el Gobierno sigue sin brindar muestras contundentes para encontrar soluciones integrales a la crisis que vive el país.

Por tanto, respaldaron la decisión de la Coalición Universitaria, miembro activo de la Alianza Cívica, de no participar en la mesa de negociación.

El Gobierno y la Alianza Cívica, sin la presencia de la representación estudiantil, retomaron este jueves las negociaciones que estaban suspendidas tras la decisión del Episcopado de no participar en el proceso.


Las partes acordaron anoche retomar las negociaciones a cambio de la "excarcelación de un núcleo apreciable" de manifestantes presos.

Las partes llegaron a ese acuerdo tras una reunión conjunta con el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, y el enviado especial de la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla.

Tanto el nuncio apostólico como Rosadilla participaron este jueves en la mesa de diálogo, el primero en calidad de testigo y acompañante, y el segundo como invitado.