•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Tras indagar en la estación policial las razones por las que detuvieron a Jaime Lorío Sandoval, tío del niño de nueve meses que falleció de un disparo en la cabeza el 23 de junio de 2018, en una calle de las Américas Uno, durante un operativo policial, su padre reveló que se limitaron a decirle que estaba bajo investigación policial.

"Nos vinieron a avisar que un hombre lo señaló y después lo agarraron. Se lo llevaron a la subdelegación siete de Policía. Este jueves en la mañana fuimos a preguntar y nos dijeron que está en investigación. Pregunté si había alguna denuncia en su contra y la oficial solo me dijo que están erradicando los focos delictivos", indicó el señor Jaime Lorío, padre del detenido, del mismo nombre.

Lorío Sandoval, de 44 años, fue detenido la noche de este miércoles, cerca de su vivienda, cuando regresaba de su trabajo.

Su padre relató que cuando su hijo estaba por llegar a su casa, fue señalado por un joven que vestía de civil y que acompañaba a varios policías en una patrulla, por lo que presume que algún simpatizante de las organizaciones del partido de gobierno que operan en su barrio, lo habría acusado falsamente de algún delito.

El denunciante aseguró que su hijo no posee antecedentes penales y tiene fe que en las próximas horas será liberado.

"Somos evangélicos y le pedí al Señor que lo libre de toda acusación. El Señor sabe que no ha hecho nada malo y lo están deteniendo solo porque marchaba en las protestas", precisó Lorío.

Lorío Sandoval, de 44 años, fue detenido la noche de este miércoles, cerca de su vivienda, cuando regresaba de su trabajo. Foto: Nayira Valenzuela/END

Esperanza en vencimiento de plazo

La esperanza de los familiares del detenido es que este sábado, a primera hora, se venza el plazo para que las autoridades presenten una acusación formal contra Lorío Sandoval. Si esta no procede, esperan que este sea liberado, apelando a lo consignado en el Código Penal.

Antes de la detención de Lorío Sandoval, la familia afirma que fue visitada en varias ocasiones por agentes policiales que buscaban a los jóvenes Karina Sánchez y Nelson Lorío, padres del menor que falleció de un disparo en la cabeza cuando este era cargado por su padre.

La mañana del 23 de junio del año pasado, Karina y Nelson caminaban por una calle cercana a su vivienda, con el niño en brazos, y en ese momento se escucharon disparos, y uno de ellos impactó en la cabeza del bebé.

Ante organismos de derechos humanos, los padres del bebé culparon a oficiales de la institución policial, por la muerte de su hijo.

Según familiares de la pareja, el 18 de octubre del 2018, la policía emitió una cita para que los padres del niño asesinado se presentaran a la delegación 7 de policía, sin embargo, estos desatendieron la citatoria policial por temor a ser encarcelados, por lo cual decidieron irse fuera del país.