•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nicaragua está entre los países que sufren más por eventos climáticos extremos, según el Índice de Riesgo Climático 2019, publicado anualmente por la organización German Watch.

No obstante, el mismo informe advierte que los países que menciona no necesariamente son más vulnerables que otros..

 Lea: A 20 años del Mitch, la pobreza hace más vulnerable a Centroamérica

Lo que indica este trabajo es el nivel de exposición y vulnerabilidad para naciones como Nicaragua y advierte que deben prepararse para enfrentar los efectos del cambio climático.

En dicho informe, Nicaragua no aparece entre los 10 primeros afectados por fenómenos extremos. Estos lugares están ocupados por Puerto Rico, Sri Lanka, Dominica, Nepal, Perú, Vietnam, Madagascar, Sierra Leona, Bangladesh y Tailandia.

Nicaragua, sin embargo, no escapa de la lista de los países más golpeados desde 1998 a 2017. Entre 10 naciones, el informe ubica al país en el puesto 6.

De acuerdo con datos recopilados por German Watch, en Nicaragua desde 1998 al 2017 han ocurrido 45 eventos climáticos extremos que dejaron 164 muertes por año y 223 millones de dólares en pérdidas de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA).

 De interés: Centroamérica debe fortalecer capacidades y cooperación frente a desastres

Nicaragua y Honduras aparecen como naciones muy afectadas durante las últimas dos décadas, por efecto de las devastaciones que provocó el huracán Mitch en 1998, precisa el informe.

EN MEDIO DEL PELIGRO

Estos dos países se han mantenido en los primeros 10 lugares por esta causa. En el caso de Nicaragua, desde el informe de 2017 ha descendido de puesto. Ese año estuvo en el cuarto lugar

No obstante, esa realidad puede variar. En medio del corredor de huracanes, Nicaragua está expuesta a que la impacte en cualquier año otro un huracán como el Mitch, afirmó el meteorólogo Agustín Moreira. 

También la expone a la influencia de vientos secos que provienen de África sahariana.

 Además: Así se formó Mitch, el “huracán perfecto” que arrodilló a Nicaragua

Nicaragua “está en el camino de muchos eventos climáticos, directa o indirectamente”, apuntó Moreira.

El experto explicó que estos eventos continuarán por ser naturales, pero se espera que se intensifiquen debido al cambio climático.

Prueba de eso es que en la temporada de huracanes en el Caribe del 2018, ocurrieron siete tormentas tropicales, tres huracanes de categoría uno y de categoría tres se registraron dos, enumeró Moreira. 

Indicó que ese mismo año, ningún huracán o tormenta tropical afectó directamente al país.

 También: Sobre un camino con cruces aún lloran los sobrevivientes de la tragedia del Casita

Destacó que el huracán Michael, de categoría cuatro, uno de los más fuertes que se formó esta temporada y que dejó decenas de muertes y pérdidas millonarias en Estados Unidos, nació precisamente en las costas del Caribe de Nicaragua.    

Sin embargo, dos áreas de baja presión en el Pacífico causaron fuertes lluvias que provocaron dos temporales que dejaron una veintena de muertes.

El meteorólogo precisó que el Pacífico estuvo muy activo. Hubo tres depresiones tropicales, 10 tormentas tropicales, tres huracanes categoría dos, siete de categoría cuatro y tres huracanes categoría cinco.

A su criterio, esta diferencia se da por la influencia del fenómeno El Niño, que este año calentó más las aguas del Océano Pacífico.

 Lea más: Los huracanes más mortíferos en América

“Para el 2019 se espera el mismo comportamiento”, sostuvo.

“La posición de Nicaragua puede ser beneficiosa, pero también peligrosa por el recorrido de los fenómenos climáticos”, explicó Moreira y agregó que en los próximos años se espera que se intensifiquen dichos eventos.

Afirmó que las autoridades climáticas mundiales están pensando crear la categoría seis de huracanes, ya que cada año se reportan vientos mayores en estos fenómenos.

NIVEL DEL MAR

Otro de los efectos a los que el país está expuesto es el aumento del nivel del mar.

 Te interesa: Recuerdos de un “huracán cruel”

Moreira explicó que en verano se presenta el aumento de los niveles del mar porque el calor derrite el hielo y altera los niveles de los océanos.

“En un futuro, ni tan cerca ni lejano, habrá varios eventos que afectarán las costas como Corinto”, apuntó.

Considera que es una amenaza, aunque no hay evidencia científica de que Nicaragua está siendo afectada por el aumento del nivel del mar.

“Hemos tenido repuntes del fenómeno llamado mar de fondo, donde vemos que el mar se toma áreas y ha hecho transformaciones geográficas sobre las costas”.

 También: Los sobrevivientes que volvieron al Casita

La intensidad de los fenómenos El Niño y La Niña son fuertes. Este año el pronóstico es que El Niño impacte de forma débil el país.

No obstante, según Moreira, desde octubre del año pasado comenzó a provocar déficit de lluvia.

“Va a afectar en el segundo trimestre de este año con una retardación del invierno, pero posteriormente estará descendiendo. Va a afectar el inicio del ciclo agrícola”, puntualizó Moreira.

Dijo que también podría afectar las fuentes de agua, con la evaporación del líquido.