•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Edgard Parrales, exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), coinciden con otros diplomáticos en que es un error que la Policía Nacional y el Gobierno de Nicaragua estén prohíban las marchas de los ciudadanos. 

 “Si el gobierno no deja marchar este sábado sería la peor estupidez, por un lado la sociedad internacional está atenta a lo que va pasar, si ellos la impiden y golpean  y capturan gente y cosas por el estilo, definitivamente demostraría de manera palmaria, que no tiene una verdadera voluntad de negociar y de hacer cambios. Reflejaría  que lo único que está haciendo en las negociaciones es un parapeto.  Esta marcha es una prueba de fuego para el Gobierno”, refirió Parrales.

Bosco Matamoros. Archivo/END

No es constructivo

El exembajador Bosco Matamoros opinó coincide  al afirmar “que el hecho de prohibir la marcha, indiscutiblemente no es un factor constructivo.  Con la marcha no hay una amenaza al orden público. ¿Cuál puede ser la preocupación del gobierno? Le preocupa que haya una manifestación masiva, porque se sabe del respaldo que tiene la oposición en el país, lo han manifestado empresas encuestadoras, se ha visto en marchas anteriores”

“La expectativa de la Comunidad Internacional y a lo interno del país”, añadió Matamoros, “es primero que  esa marcha debería darse, en última instancia quien se está perjudicando es la misma Policía Nacional al negar el permiso y redunda negativamente para el Gobierno, que al mantener esa posición, retrasa el proceso de cambios  para solucionar la crisis en el país”.

Policía Nacional reprime a periodistas que dan cobertura a la marcha de este sábado.  Óscar Sánchez/END

Por su parte el exembajador  Mauricio Díaz coincidió reiterando que “se esperan señales positivas del gobierno, que debería haberse dado desde antes. Tener el país bajo régimen militar no es correcto.  Para el avance de las negociaciones entre el la Alianza y el gobierno, se requieren condiciones mínimas como la ha pedido el secretario general de la OEA y  el Parlamento Europeo”.

“Para vivir en paz se necesita otra vez preguntarle al pueblo a quien quiere para que lo gobierne en elecciones adelantadas”, insistió Díaz, quien reclamó el derecho a marchar que tienen todos los nicaragüenses.