•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Agentes de la  Policía Nacional intentaron arrestar al fotógrafo de El Nuevo Diario, Oscar Sánchez, cuando daba cobertura esta tarde a los actos de represión que hizo la Policía en contra manifestantes que intentaban concentrarse en la rotonda Centroamérica.

Sánchez fue despojado de su teléfono celular, mientras fotografiaba el operativo en el que los agentes policiales  acorralaban a los periodistas con aproximadamente 10 patrullas en los alrededores del edificio Lafise.

 Lea: Cuatro minutos de terror captados en imagenes

Esta es otra muestra de violación a la libertad de prensa nicaragüense, denunciaban otros periodistas que escapaban de la agresión. Un agente de la Policía Nacional jaloneó a Oscar Sánchez, pero este logró escapar no sin antes perder su aparato celular.

La policía Nacional comenzó a desplegar en Managua a sus agentes desde tempranas horas de la mañana para impedir cualquier intento de manifestación pacífica. Las autoridades policiales dijeron el viernes pasado que no tolerarán manifestaciones que provoquen desestabilización en el país, aunque los opositores alegan que las leyes de Nicaragua conceden el derecho a la libre manifestación política.

INMOVILIZADOS

Los periodistas de los medios independientes se vieron  inmovilizados durante la cobertura de la marcha convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco y el Movimiento Universitario.

 De interés: Policía detiene a varios miembros de la Alianza Cívica

La Policía Nacional detuvo hoy a más de 100 personas que pretendían marchar. 

Las capturas de manifestantes fueron ejecutadas en los primeros kilómetros de la Carretera a Masaya. En las capturas participaron personas de civil armados, que estaban entre grupos que intentaban sumarse a la manifestación junto con la Policía. 

Las detenciones ocurrieron de forma violenta e incluyó disparos de armas de guerra, según diversos testimonios.

 Además: Policía detiene a mujer en la rotonda Centroamérica

Los operativos violentos de la Policía nicaragüense estuvieron a cargo de agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOE), quienes invadieron varias propiedades privadas junto a la Carretera a Masaya, para ejecutar las capturas.