•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A las 12:00 p.m. de este sábado el joven Jonathan González, de 18 años, cumplió 24 horas de estar detenido por portar la bandera de Nicaragua. La decisión de sostener los colores azul y blanco se debía  a  la alegría de recibir a los manifestantes que fueron excarcelados el pasado viernes. Además, fue su manera de exponer su descontento por no poder cambiarse de carrera en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

González, quien es bailarín profesional e hijo de Francisco González, director del Ballet Folklórico Magistral de Nicaragua, fue detenido en la rotonda del paso desnivel de Rubenia, pues minutos antes fue visto por agentes de la Policía ondear la bandera de Nicaragua en la calle principal de la Colonia Nicarao y frente al Pali del mismo sector.

La Policía lo detuvo y lo trasladó al Distrito Siete, donde supuestamente permanecerá 72 horas bajo investigación, aunque las autoridades no especificaron a los familiares qué le investigan al estudiante.

González es estudiante de primer año de Biología en la UNAN-Managua, pero deseaba cambiarse a la carrera de Medicina y se disgustó porque tendría que esperar dos años porque le dijeron que “no habían traslados”, aunque sus excelentes notas en el examen de admisión se lo permitía.

Acababa de regresar de Europa 

Cabe mencionar que, el bailarín profesional acababa de regresar de una gira por Europa, donde representó orgulloso el nombre Nicaragua. Por lo que, los padres del universitario no sabían de la decisión de su hijo, cuando vieron que se colocó en el cuello la bandera de Nicaragua, pues creían que iba donde sus compañeros de baile a practicar la canción “Nicaragua Nicaragüita”, ya que este domingo tendrían una presentación artística.

Pero el joven estaba decidido a mostrar su alegría por la liberación de los presos en la calle y sin temor, sin hacer caso a convocatoria alguna, sin pertenecer a ningún movimiento o partido salió con su bandera y se posicionó en la rotonda de Rubenia, donde agentes de la Policía se lo llevaron sin mediar palabra.

Jonathan González es descrito por quienes lo conocen como un joven soñador, que expresa su amor por Nicaragua desde la cultura, estudioso, ferviente lector de todo libro que cae en sus manos y un excelente estudiante.