•  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía Nacional prometió hace pocos minutos que liberará a 165 personas que arrestaron la tarde de este sábado mientras intentaban participar en una marcha convocada por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

En un primer momento se habló de 107 detenidos, pero por la noche Mario Arana, de la Alianza Cívica, confirmó que son 165 los detenidos.

“Esta tarde, a pesar de las advertencias formales de la Policía Nacional sobre una actividad no autorizada que interrumpiría el orden público y la actividad comercial y de fin de semana de la ciudadanía, salieron al lugar grupos de personas que violentaron el orden público”, reseña la nota de prensa 08-2019 divulgada por la Policía.

El documento agrega que producto de la desatención de esas “advertencias” las fuerzas del orden se vieron en la “obligación” de arrestar a 165 personas.

“La Policía Nacional cumplió con su función constitucional de resguardo de la seguridad y los derechos de la ciudadanía y se vio en la obligación de capturar a 107 personas que fueron trasladadas a la Dirección de Auxilio Judicial”, agrega la nota, aunque luego la Alianza Cívica dijo que los arrestados son 165.

Policía de Nicaragua Golpea a manifestantes / Oscar Sánchez La comunicación oficial, señala además que ante gestiones realizadas por el nuncio apostólico monseñor Waldermar Stanislaw Sommertag, las personas apresadas serán liberadas.

“La Policía Nacional está poniendo en libertad a estas personas, con la presencia del señor nuncio monseñor Waldermar Stanislaw Sommertag; de la doctora Corina Centeno, procuradora de Derechos Humanos y de miembros de la Comisión de Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua”, dice el texto.

Este sábado estaba prevista la realización de una marcha que la UNAB pensaba desarrollar desde las inmediaciones de la rotonda Centroamérica hasta la zona conocida como la plaza de las victorias, sin embargo un fuerte dispositivo policial impidió que la manifestación se  pudiera realizar.

Producto de la represión policial varias personas y periodistas que daban cobertura a los hechos se vieron obligados a  refugiarse en propiedades privadas de la zona, y lograron salir gracias a la mediación de miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Esta fue la primera vez desde que las autoridades policiales criminalizaron las manifestaciones a finales de septiembre pasado que la población quiso salir a las calles nuevamente. La última vez que se había intentado realizar una manifestación fue el 14 de octubre de 2018, cuando los policías también agredieron a los manifestantes y detuvieron a 38 personas las que posteriormente fueron liberadas.