•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Miembros del equipo negociador de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) indicaron que la represión policial de este sábado en contra de manifestantes pacíficos pone en "alto riesgo" la continuidad de las negociaciones con el gobierno.

“Con esta represión, que ha hecho (Daniel) Ortega esta tarde (sábado) y la forma brutal, desproporcionada con que ha actuado la Policía, se ha puesto en alto riesgo la continuidad del proceso de negociación que el mismo Ortega convocó”, aseguró  Carlos Tünnermann, del equipo negociador de ACJD.

 Lea: Almagro sobre Nicaragua: no se puede avanzar hacia una negociación sí se reprimen protestas

Tünnermann enfatizó que el Gobierno sería el responsable de que el diálogo no progrese, por mantener la decisión de reprimir a los manifestantes antigubernamentales.

Este sábado un grupo de manifestantes fue detenido, perseguido, golpeado o amenazado por policías y civiles cuando intentaba protestar en la carretera a Masaya.

Videos y fotos han dejado en evidencia lo ocurrido, provocando rechazo local e internacional.

“Esto que ha hecho Ortega pone en alto riesgo la continuidad del proceso de negociación, por culpa de estas decisiones que toman de reprimir con la fuerza, en lugar de permitir que la gente se manifieste pacíficamente. Ya la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) divulgó su  protesta”, enfatizó Tünnermann.

 De interés: Analistas afirman que escenario interno y presión externa favorecen posiciones de la Alianza Cívica

SITUACIÓN SE AGRAVA

José Pallais, del equipo negociador de la ACJD, dijo que difícilmente se puede mantener una negociación si no hay un cambio de actitud del gobierno.

“El impase definitivamente se ha agravado, no hemos visto un cambio de actitud del gobierno. Debemos lograr en la mesa resultados positivos, debemos exigir, mantener presión, pero el gobierno debe cambiar de actitud, que admita que un estado policial no se puede sostener y no se puede contener la conciencia de la gente”, opinó Pallais.

Ya el viernes la Alianza Cívica había dicho que no estaba satisfecha con el diálogo, cuando el gobierno excarceló solo a 50 de 677 manifestantes presos.

Tünnermann dijo el sábado que condenaba “de la manera más enérgica la brutal represión que llevó a cabo el gobierno de Ortega, en una manifestación absolutamente cívica y pacífica, en que se estaba ejerciendo un derecho garantizado por la Constitución Política”.

 Además: Exdiplomáticos nicas coinciden que el Gobierno comete un grave error al tratar de impedir las marchas

La marcha de este sábado había sido convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco.

DETENIDOS MIEMBROS DEL EQUIPO NEGOCIADOR

Tümnermann recordó que entre los detenidos por la Policía Nacional este sábado hay miembros del equipo negociador de la Alianza Cívica.

Es “inaceptable la represión y captura, el secuestro de tantas personas, incluyendo miembros de la mesa del diálogo, porque entre los detenidos está Max Jérez, que es el representante estudiantil, está Azhalea Solís, quien es mi suplente en el diálogo y otras personas vinculadas a la Alianza Cívica”, añadió Tünnermann.

Recalcó que con el actuar de la Policía, “Ortega no da muestras de que esté de buena fe en la mesa de negociación y demuestra que para él las soluciones no son por la vía cívica de un diálogo, como el que sí intenta en la negociación, sino que para él la solución es la violencia, el uso de la fuerza y eso es completamente reprobable”.

 También: Experto: presencia de OEA y Nuncio darían legitimidad a diálogo

Tünnermann comentó que, de por sí, el gesto del Gobierno de liberar a 50 manifestantes el viernes pasado ya había sido calificado por la Alianza como “insuficiente”, pero ahora la situación se complica porque ese “gesto fue borrado por la represión policial del sábado”. 

“Ese gesto insuficiente del viernes el mismo Gobierno lo echó a perder hoy (ayer sábado). Llevamos más de 30 detenidos (el sábado) y no sabemos cuántos más habrá en los departamentos, desde allí todavía no hemos completado los informes (hasta las 6 de la tarde del sábado). No sabemos todavía a cuántas personas van a liberar de los que detuvieron este sábado”, recalcó Tünnermann.

ESPERAN GESTIONES DEL VATICANO Y OEA

José Pallais remarcó que la Alianza Cívica exige respeto a los derechos y garantías constitucionales de los ciudadanos y que lo ocurrido el sábado “no es una buena señal”, pero admitió que no se pueden cerrar por completo los canales de comunicación, ni perder la esperanza de que el gobierno corrija.

 “Hay que mantener los canales abiertos de comunicación para que esto empiece a corregirse, no hay otro camino, es la razón contra la fuerza, el gobierno debe reconocer el camino una negociación franca, con buena voluntad”, declaró Pallais.

 Lea más: Alianza Cívica: Excarcelación de 50 manifestante no satisface

“Este fin de semana”, añadió Pallais, “amigos de Nicaragua, la OEA, el Vaticano, están trabajando, nosotros estamos aquí y ellos están trabajando, esperemos, tengamos confianza en que logren algo para que esto mejore y se logre cambiar las cosas. Vamos a concentrar todo el esfuerzo con la gente que está apoyando para que la crisis de Nicaragua se resuelva”.

Pallais estuvo refugiado este sábado, junto a Juan Sebastián Chamorro, en una gasolinera con un grupo de 60 manifestantes, que se resguardaban de los antimotines policiales.

Luego, los miembros de la Alianza Cívica se dedicaron a gestionar ante la Policía para que los manifestantes pudieran volver a sus hogares sin problemas, al mismo tiempo, intervinieron para que los detenidos este sábado fuesen puestos en libertad. 

La ACJD reanudó las negociaciones con el gobierno el jueves pasado, un día después, anunció un impase en las conversaciones porque el número de manifestantes excarcelados, un número de 50 de 677 en total, era insuficiente y a esto se ha sumado el impedimento para marchar con el uso de la fuerza policías este sábado.