•  |
  •  |
  • EFE

La calma regresó este domingo a Managua luego de que el sábado la Policía reprimió con violencia a miles de personas que intentaron participar en una marcha para exigir al Gobierno la libertad de los "presos políticos" en el marco de la crisis que estalló hace casi un año.

Las principales calles de Managua se encontraban la mañana de este domingo en tranquilidad, sin personas con ánimo de protestar ni la presencia de Policía Nacional, que mantiene una prohibición a toda manifestación contra del Gobierno.

Le interesa

La diferencia entre la agitación del sábado, donde más de un centenar de personas fueron detenidas temporalmente por la Policía, y la tranquilidad de este domingo en la mañana fue especialmente notoria en el punto donde estaba programada la marcha, al sureste del centro de la capital.

En esa zona las gasolineras, supermercados, así como las principales vías e intersecciones, exhibían poca afluencia de visitantes y automóviles este domingo, en comparación con un fin de semana habitual.​

La diferencia fue menos notoria en las zonas más alejadas de los sucesos, que mostraron una concurrencia bastante cerca de la habitual según constató Acan-Efe.

El sábado al menos 107  personas fueron arrestadas temporalmente mientras intentaban protestar, según datos de la Policía, o 164 de acuerdo con el movimiento que convocó a la marcha, la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, que además reportó seis heridos a causa de los disparos realizados por los agentes.

Los policías también agredieron a periodistas y se apropiaron de una cámara de la agencia de noticias AFP, e invadieron centros de comercio privados para propinar palizas o capturar a los manifestantes, mientras que sitiaron por varias horas en los edificios a los que no pudieron arrestar.

Estados Unidos, España y Costa Rica expresaron el mismo sábado su repudio y preocupación por la violencia policial, pidieron el cese del uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes y los periodistas, así como el respeto a los derechos humanos.