•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de jóvenes universitarios realizaron una manifestación en las instalaciones de la Universidad Centroamericana (UCA), pese al asedio de agentes de la Policía Nacional que desde tempranas horas de este lunes se ubicaron en los alrededores de ese centro de estudios.

Portando banderas azul y blanco, pancartas con frases de apoyo a manifestantes presos y al grito de consignas, decenas de jóvenes con el rostro cubierto protestaron demandando la liberación de protestantes que aún se encuentran detenidos por haber participado en las manifestaciones contra el Gobierno.

 Lea: Policía asedia la UCA ante llamados a protesta

La manifestación de los universitarios se lleva a cabo dos días después que la Policía reprimiera a ciudadanos que se disponían a protestar en el sector de la rotonda Centroamérica, cuando también apresaron de forma temporal a más de 160 manifestantes.

En la protesta de esta mañana en la UCA participó doña Flor Ramírez, reconocida por asistir a las protestas con un traje folclórico azul y blanco, quien además el pasado sábado fue una de las detenidas por disponerse a participar en la marcha contra el Gobierno.

La Universidad Centroamericana durante los últimos días ha sido asediada por policías antimotines y fue escenario de "protestas relámpago" por parte de sus estudiantes.

 De interés: Fuerte despliegue policial en principales avenidas de Managua

La Policía Nacional se tomó la mañana de este lunes los alrededores de la Universidad Centroamericana (UCA), luego de que estudiantes de esta casa de estudios superiores convocaran a una protesta.

Varias patrullas se apostaron frente a la entrada de la universidad y agentes antidisturbios están desplegados por toda la zona.

 Además: Los acontecimientos que han marcado a la UCA tras casi 11 meses de crisis

En el sector de la rotonda Rubén Darío y la rotonda Cristo Rey también hay varias patrullas de la Policía.

Nicaragua cumple este lunes once meses de crisis que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, más de 600 personas encarceladas, grandes pérdidas económicas, miles de empleos perdidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado las protestas antigubernamentales, de acuerdo con organismos de derechos humanos.