•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), respondió una carta el pasado 15 de marzo al canciller Denis Moncada, donde le expresa que para asegurar la participación de este organismo en el proceso de diálogo reiniciado el 27 de febrero en Nicaragua, "resulta prioritaria", la liberación de las personas que la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH), ha identificado como "presos políticos".

La misiva tenía como objeto principal contestar a la solicitud hecha por el Gobierno de Nicaragua, para que una delegación del organismo participara de las negociaciones que sostiene con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

En la misma, también se especifica que Luis Ángel Rosadilla será, quien represente a la OEA como "testigo  y acompañante internacional" en el proceso de diálogo en Nicaragua.

Además, indica que los dos asesores que se solicitaron serán asignados cuando se estén trabajando temas específicos.

Rosadilla llegó al país, el pasado 11 de marzo, y desde su llegada ha sostenido constantes reuniones con las delegaciones que integran el proceso de diálogo en Nicaragua, es decir, tanto con representantes del gobierno como con miembros de la Alianza Cívica.

El delegado de la OEA además se ha reunido con representantes de partidos políticos y miembros de organismos de la sociedad civil.

"Mi estadía está vez será bastante larga, estaré quizás hasta el viernes de la próxima semana... yo vengo a observar, a evaluar si hay algún espacio, si es posible que la OEA participe de esta iniciativa que es de los nicaragüenses, esa es mi misión, reunirme con distintas fuerzas políticas, con la Alianza, con organizaciones sociales, y quien lo pida", expresó Rosadilla la semana pasada a un grupo de periodistas.

El diálogo en Nicaragua entró a un nuevo impase este lunes, luego que los miembros de la Alianza Cívica exigieran al gobierno dar verdaderas muestras de "voluntad política" y la creación de un "ambiente propicio y adecuado", que garantice la continuidad del proceso de negociación.

Esta es la carta de respuesta que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dirigió al canciller Denis Moncada el pasado viernes 15 de marzo.

El proceso de negociación en Nicaragua se reanudó el pasado 27 de febrero tras haber sido convocado por el presidente Daniel Ortega, y desde entonces han ocurrido diez reuniones entre los negociadores, con el fin de empezar a buscar una salida a la grave crisis en el país.