•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Después de varias semanas de irregulares bajas de la temperatura del ambiente y la presencia de algunas lluvias que se han registrado durante esta época, que se considera la más seca y calurosa del año, se espera que en los próximos días se acerquen olas de calor, asegura el oficial de cambio climático del Centro Humboldt, Mario Montoya.

Montoya afirma que las rachas de vientos que hasta hace pocos días han logrado impedir el desarrollo de las altas temperaturas, podrían comenzar a disminuir en las próximas semanas y considera que en abril principalmente, se espera que puedan presentarse los picos de calor más altos.

"Ahora debería de haber una tendencia de disminución de los vientos, sin embargo, los frentes fríos se mantuvieron muy al norte y para esta semana se espera que continúen provocando vientos", precisa el especialista.

Montoya anuncia que los vientos podrían ser fuertes esta semana, producto del frente frío número 44, que podría causar rachas de vientos de 70 a 85 kilómetros por hora, principalmente en el Pacífico nicaragüense.

El oficial del centro Humboldt explica que en meses anteriores se presentaban tres frentes fríos por semana, ahora solo se reporta uno. "Con este debilitamiento de los frentes fríos, vamos a ir entrando a olas de calor", advirtió.

Montoya afirma que el comportamiento de las temperaturas máximas ha ido aumentando, no sólo en grados, sino que también se han prolongado durante el transcurso de varios días.

"La estación de temperatura en Managua registra ahora a las 9 de la mañana, 30.1 grados centígrados. A las 11 puede alcanzar su temperatura máxima de 36 grados y esa situación puede mantenerse por varios días, eso nos indica que se aproximan las olas de calor", indica Montoya.

Además detalla que las olas de calor ocurren cuando se presentan días consecutivos de temperaturas altas, y comentó que estas podrían superar los 40 grados en sensación térmica.

Destacó que este lunes en Occidente, por ejemplo, la temperatura máxima está por los 37-38 grados centígrados, con una sensación térmica de 40 grados.

Montoya advirtió que la capital podría estar tan calurosa como Occidente.