•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras un nuevo impase en la mesa del diálogo entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno, salió a la luz una carta de respuesta del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al canciller Denis Moncada, expresando la voluntad del organismo continental de participar como testigo en la mesa de negociación, con la condición de que sean liberados los manifestantes presos.

“Tengo a bien informar que he designado como delegado en calidad de testigo y acompañante internacional en la mesa de negociación, al asesor especial, señor Luis Ángel Rosadilla. En cuanto a la designación de dos asesores, estos serán asignados por temas específicos. Como es de su conocimiento, para esta Secretaría resulta prioritaria la liberación de los presos políticos”, expresa la carta firmada por Luis Almagro, el pasado 15 de marzo.

El diálogo en Nicaragua entró en un nuevo impase este lunes, luego que los miembros de la Alianza Cívica exigieran al Gobierno dar verdaderas muestras de “voluntad política” y la creación de un “ambiente propicio y adecuado”, que garantice la continuidad del proceso de negociación.

La misiva de la OEA tiene como objeto principal contestar a la solicitud del Gobierno de Nicaragua, que una delegación del organismo internacional participe de las negociaciones que sostiene con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“Es por ende fundamental para asegurar la presencia de la Secretaría General en el diálogo, la liberación de todas las personas que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha identificado como presos políticos”, afirma la carta firmada por Almagro.

Rosadilla llegó a Managua el pasado 11 de marzo y ha sostenido reuniones con las dos delegaciones que participan en el diálogo y con miembros de otras organizaciones y partidos políticos.

La mañana de este lunes, los delegados de la Alianza Cívica afirmaron en una conferencia de prensa en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), que seguirán apostando al diálogo como la única vía cívica disponible para encontrar una salida a la crisis en Nicaragua. Jorge Ortega/END

“Mi estadía esta vez será bastante larga, estaré quizás hasta el viernes de la próxima semana... Yo vengo a observar, a evaluar si hay algún espacio, si es posible que la OEA participe de esta iniciativa que es de los nicaragüenses, esa es mi misión, reunirme con distintas fuerzas políticas, con la Alianza, con organizaciones sociales y quien lo pida”, explicó Rosadilla la semana pasada a un grupo de periodistas.

Piden voluntad política

La mañana de este lunes, los delegados de la Alianza Cívica afirmaron en una conferencia de prensa en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), que seguirán apostando al diálogo como la única vía cívica disponible para encontrar una salida a la crisis en Nicaragua, pero le exigen al Gobierno mostrar voluntad política y crear el ambiente propicio adecuado para que las negociaciones continúen.

Por la tarde, los delegados de la Alianza Cívica y los del Gobierno se retiraron sin llegar a un acercamiento sobre los temas que están trabando la negociación, en especial, la liberación de los presos políticos.

Una de las demandas de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia es la liberación de todos los manifestantes presos, que según organizaciones de derechos humanos y de familiares de prisioneros, suman más de 700, incluyendo a quienes ya salieron con la medida de casa por cárcel.

Esta posición la hizo pública la Alianza Cívica por lo sucedido en Managua el sábado pasado, cuando la Policía Nacional reprimió a protestantes y detuvo a más de 100 ciudadanos en diferentes puntos de Managua, para impedirles participar en una marcha en demanda de la liberación de todos los manifestantes detenidos desde el inicio de la crisis sociopolítica, en abril del año pasado.

“El llamado es el de siempre, a evitar la violencia, venga de donde venga”, expresó José Pallais, miembro de la mesa de negociación por la Alianza Cívica.

“El Gobierno debe mostrar voluntad política y crear un ambiente propicio para el diálogo”, expresó Carlos Tünnermann, también de la Alianza Cívica. 

A la pregunta de periodistas oficialistas de por qué manifestantes intentaron marchar a pesar de que la policía lo había prohibido, Tünnermann respondió que esos ciudadanos solo trataron de ejercer su derecho constitucional.

Un comunicado leído por la Alianza Cívica señala que “los sucesos del sábado se suman a la desesperación que experimentan muchos hogares que continúan viendo a sus familiares injustamente detenidos, al dolor que sentimos todos por los muertos y los desaparecidos”.

Una de las demandas de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia es la liberación de todos los manifestantes presos, que según organizaciones de derechos humanos y de familiares de prisioneros, suman más de 700, incluyendo a quienes ya salieron con la medida de casa por cárcel. Archivo/END

Agrega que el Gobierno tiene a más de 700 presos políticos simplemente por defender sus derechos ciudadanos. 

“Está en sus manos su liberación, el respeto absoluto a sus derechos, así como el cese de la represión”, dice parte del texto.

Gobierno niega

El canciller Denis Moncada, quien encabeza la delegación del Gobierno, leyó un comunicado indicando que “es falso que hayan más de 700 manifestantes detenidos” y aseguró que el Sistema Penitenciario Nacional dará a conocer los datos objetivos sobre los presos.

El canciller Moncada calificó como “inconcebible, contradictoria e insólita la actitud de participantes en la mesa del diálogo que el sábado 16 de marzo formaron parte de una provocación y alteración del orden público y de la seguridad de las familias nicaragüenses que tienen derecho a la tranquilidad y a la paz”.

UNAB pide a OEA aplicar Carta Democrática

Alma Vidaurre Arias

La Unidad Nacional Azul y Blanco instó este lunes a la Organización de Estados Americanos (OEA) a que proceda con la aplicación de la Carta Democrática Interamericana al Gobierno de Nicaragua, tras la acción represiva del fin de semana contra manifestantes opositores. 

En enero pasado, la OEA empezó a aplicar este instrumento internacional contra Nicaragua, con base al artículo 20, por considerar que se rompió el “orden constitucional” en el país.

Este fin de semana, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, criticó la actuación del Gobierno y advirtió que “debe cesar de inmediato la represión”.

Como una forma de protesta, la Unidad Nacional convocó para este miércoles 20 de marzo a un “pitazo nacional”.

A partir de las 6:00 p.m. invitaron a que cada ciudadano se movilice con su vehículo a la rotonda más cercana y suene la bocina.

Violeta Granera, miembro de la Unidad Nacional, afirmó que tienen su confianza puesta en el diálogo, sin embargo, cree que es imperativo detener esta “ola de represión”.

“La primera condición es que se respeten todos los derechos humanos”, enfatizó Granera.