•  |
  •  |
  • END

El Ejército de Nicaragua resintió los comentarios vertidos sobre la seguridad en Nicaragua, a raíz de la publicación de El País, de España, de reportajes que citan a dos comerciantes de armas que tomaban en cuenta a nuestro país como ruta de tránsito para al trasiego ilegal de armamentos.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, general Omar Halleslevens, dijo que veía mucha “subjetividad”, tanto en la información publicada en España, como en las reacciones locales sobre el tema.

El País de España basó su información en detalles de recientes juicios contra dos famosos traficantes de armas, el ruso Víktor Bout, apodado “El Mercader de la Muerte”, y el sirio Monser Al Kassar.

Ellos, según las publicaciones, habrían revelado “lo sencillo que es meter armas ilegalmente a América Latina, y el papel crucial que desempeña Centroamérica, en especial Nicaragua, en este negocio”.

La nota periodística establecía que Bout y Al Kassar preveían vender lanzamisiles portátiles tierra-aire rusos a guerrilleros colombianos desde Rumania o Bulgaria, pasando por Nicaragua, para luego arrojarlos con paracaídas sobre Colombia.

Halleslevens desestima las versiones

“Hemos leído algunos artículos en el periódico El País y algunos comentarios, yo creo que hay mucha subjetividad y mucha película alrededor del tema que están tocando”, dijo Halleslevens, comentando que las informaciones se basan en las palabras de dos delincuentes internacionales. “Éstos parten de supuestos o de previsiones, de cosas que ellos previeron hacer; de repente uno de nosotros prevé que se puede lanzar en paracaídas de la Luna para llegar a la Tierra, puede hacer cálculos, y en el ínterin de esos previstos, es que estas personas son capturada y están siendo juzgadas allá en Europa”, expresó.

Dijo que algunas cosas de las “previstas” por los traficantes de armas “son absurdas”. Halleslevens manifestó que como jefe del Ejército, y después de las declaraciones dadas en Nicaragua por personal de una organización no gubernamental, quedaba la sensación de que los puertos nacionales no eran seguros.

“El que no conoce a Nicaragua no se da cuenta de que en los puertos nuestros existen los controles”, dijo, en alusión a declaraciones de un analista del Instituto de Estudios y Estrategias de Políticas Públicas, que señaló debilidades en los controles de ingreso de mercancía en el puerto Corinto, ubicado en el Pacífico del país.

“Ponen a Corinto como si fuere tierra de nadie… como jefe del Ejército, que conozco a fondo la realidad, digo que Corinto es un puerto controlado, y ahí aparecen los supuestos analistas diciendo otras cosas; yo sé decir a profundidad que hay control estricto de las instituciones”, insistió.

Le duelen comentarios

“Y de esas elucubraciones, luego salieron comentarios que como nicaragüense no hacen más que dolernos porque nos deteriora como país”, expresó.

El alto jefe militar no negó que exista el crimen organizado, y que las actividades del narcotráfico y delitos conexos ocurran dentro de una región a la que pertenece Nicaragua, pero negó que los problemas sean generales y sin control, y señaló que, por el contrario, la lucha contra el crimen organizado implicaba enormes esfuerzos de la Policía Nacional y de otras instituciones nicaragüenses.