•  |
  •  |
  • END

“Somos unos cavernarios nacionalistas, y no necesitamos de Sergio Ramírez en las universidades para poder hablar de Literatura y de Cultura en este país”.

Éstas fueron las palabras de César Pérez, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes (UNEN), cuando le consultamos sobre acciones agresivas que obligaron a Sergio Ramírez a cancelar la presentación de su último libro en la UNAN-León.

Ramírez lamentó el episodio ocurrido el pasado miércoles, y lo atribuyó a “fuerzas cavernarias que matan la inteligencia”. Y parafraseando al autor de “Castigo Divino”, Pérez le respondió a través de EL NUEVO DIARIO: “Somos unos cavernarios nacionalistas”.

Es un mandato

En conversación telefónica, Pérez dijo que no estaba completamente al tanto del suceso que perpetró la cúpula del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) ligada a la UNEN. Pero dijo que no le sorprendía, porque prohibiciones como esa forman parte de “un mandato”.

“Hay un mandato de no dejar entrar a Sergio Ramírez a ninguna universidad”, advirtió el presidente de la UNEN, y dijo que lo mismo va para todos a aquellos intelectuales vinculados a los “traidores” del MRS.

“Ya ves lo que le pasó a Dora María Téllez el año pasado”, nos recordó Pérez, con un tono de voz amigable. En esa ocasión, en junio de 2008, la comandante fue expulsada de ese mismo recinto entre gritos, pedradas y baños de agua sucia, junto con el ex diputado Alejandro Bolaños Davis. Ambos iban a participar en un foro-debate sobre Derechos Humanos y Ciudadanía.

Ese “mandato” tiene vigencia sobre todas las universidades que conforman el Consejo Nacional de Universidades (CNU), a excepción de la UCA, “porque allí todavía no tenemos representación estudiantil”, afirmó.

Desde la caverna

Pérez reiteró que la primera dama, doña Rosario Murillo, no tiene “nada que ver” con las fallidas presentaciones como la de Sergio Ramírez, a quien reprochó “las zanganadas que anda hablando del país”.

“Él tiene todos sus foros donde ha andado hablando por todo el mundo. Él tiene todo el derecho, y si dice que somos cavernarios, pues entonces somos unos cavernarios nacionalistas, pero que queremos a nuestro país”, afirmó.

CNU toma distancia

Por su parte, Telémaco Talavera, Presidente del CNU, lamentó que se susciten prohibiciones como la de la presentación de la novela “El cielo llora por mí”. “En primer lugar, no estoy de acuerdo en que se prohíba la entrada a nadie a las universidades”, dijo.

Y aunque expresó que dichos recintos “son instituciones que deben estar abiertas para promover el debate, la diversidad de ideas y la pluralidad”, reconoció que cada centro cuenta con una autonomía, en la que ni él, como titular del CNU, puede intervenir.

En cuanto a la posición de César Pérez, señaló que “hay que tener la apertura mental para escuchar a las personas con las que no se está de acuerdo”.

Protesta Centro de Escritores

En tanto, el Centro Nicaragüense de Escritores (CNE) emitió un comunicado en el que califica como “asfixiante el clima de opresión que se está promoviendo contra la cultura”, y en el que se señala: “Consideramos responsable de ello al actual gobierno, por al menos no impedirlo”.

Respaldaron a Ramírez “ante ese hecho abominable”. Denunciaron que la actividad “estrictamente académica” tuvo que ser suspendida “por temor al terror”, y puntualizaron que el comunicado mismo está motivado “por la desesperante sensación de que se va imponiendo la barbarie sobre la civilización”.

“No se puede tolerar que se den actos para matar la inteligencia, y menos en la universidad del “Humanismo beligerante” del recordado rector Mariano Fiallos Gil”, sentenció el CNE en su comunicado.

Reacciones en León

Personalidades del ámbito artístico e intelectual de León expresaron su apoyo a Sergio Ramírez. Este jueves, en el sector del Colegio La Salle, en la Calle Real de la ciudad metropolitana, instalaron una manta a favor del escritor. “Los leoneses nos sentimos orgullosos de que venga a la Ciudad Universitaria, su ciudad”, rezaba la manta.

“El pueblo nicaragüense debe estar claro de que los que le hicieron ese desplante al doctor Sergio Ramírez Mercado, son cuatro o cinco dirigentes estudiantiles que carecen de inteligencia y están promoviendo la intolerancia como parte de su ignorancia”, dijo Reina Urrutia, representante del grupo de artistas.

“A estas alturas, en pleno siglo veintiuno, están pasando estas cosas, es lamentable que los escritores estén siendo irrespetados por gente no pensante”, dijo el escritor y estudioso de la obra dariana, Edgardo Buitrago Buitrago.

SRM: “Fuerzas de choque estaban listas”

La tarde de este jueves, el escritor Sergio Ramírez circuló una nota en la que responsabiliza a una “cúpula oficial al servicio del partido de gobierno”, y no a los estudiantes universitarios, de boicotear la presentación de su novela el pasado miércoles, y de intentar agredirlo.

“Ese ‘repudio’, ordenado a la cúpula de ‘dirigentes estudiantiles’ por sus superiores jerárquicos en las estructuras del partido de gobierno, no significaba otra cosa que la agresión en mi contra si yo me presentaba el día señalado a cumplir con la invitación, como ya la experiencia lo demuestra. Las fuerzas de choque estaban listas para bloquear mi ingreso al Paraninfo de la universidad, y agredirme”, denunció el narrador.

“Impedir que se presente un libro, es igual que mandar a quemarlo. No hay cosa peor que entregar a las llamas de la hoguera a la imaginación. Y este acto bochornoso hace que resuene otra vez un grito que parecía enterrado, el grito terrible de ¡muera la inteligencia!”, concluyó su escrito.