•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes elogió este martes la labor del nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag como testigo y acompañante internacional de las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, con la que buscan superar la crisis que estalló hace casi un año.

"El señor nuncio está ejerciendo un papel muy hermoso", valoró el también arzobispo de Managua, al ser consultado por los periodistas.

Brenes, quien además es presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, agradeció especialmente la gestión que está haciendo el nuncio por la excarcelación de prisioneros opositores desde que comenzaron las negociaciones el pasado 27 de febrero.

El representante del Vaticano ha sido el principal gestor de la excarcelación de más de 100 manifestantes antigubernamentales.

El lunes nuncio apostólico dijo que en Nicaragua "hay mucha mentira" y que "algunas fuerzas están minando el campo" al proceso que busca una salida la crisis, que ha dejado centenares de muertos y empujado a decenas de miles de personas a salir del país.

Waldemar Stanislaw Sommertag, nuncio apostólico de Nicaragua.  / Bismarck Picado "En este país lamentablemente, eso me duele, no hay confianza, hay mucha mentira", apuntó el nuncio, luego de que se difundiera un vídeo en redes sociales en el que una manifestante antigubernamental recientemente excarcelada lo señalara de haber calificado de "malo" el hecho de protestar contra el Gobierno.

"El nuncio no tiene ningún padrón, ni de derecha, ni de izquierda, ni de atrás, no tiene padrones, que sea claro para todos, y está sacrificando su propia vida, su espacio, su trabajo, porque yo tengo otros trabajos que hacer también", sostuvo Sommertag.

Asimismo, definió su posición como testigo y acompañante internacional en las negociaciones.

"Yo no soy neutral, no puedo ser neutral frente al sufrimiento de un pueblo, pero soy imparcial, eso sí", resaltó el nuncio, que reveló que está poniendo toda su alma "con una causa que no es mía", sino de los nicaragüenses.

El Ejecutivo y la alianza opositora acordaron la semana pasada retomar las negociaciones tras una suspensión de varios días a cambio de la "excarcelación de un núcleo apreciable" de manifestantes presos.

Las partes llegaron a ese acuerdo tras una reunión conjunta con el nuncio apostólico, y el enviado especial de la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla.

El Estado mantenía encarcelado al menos a 762 manifestantes antigubernamentales, de los cuales ha cambiado el régimen carcelario a 162, según el Comité Pro Libertad de Presas y Presos Políticos.