•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, afirmó este martes que la liberación de los manifestantes que están en prisión, daría legitimidad al diálogo entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el Gobierno de Nicaragua.

“Para un diálogo efectivo y legítimo es necesario orientarse bajo los principios de representatividad, incluyendo a los familiares de las víctimas, el principio de la paridad, la importancia de la liberación de los presos políticos y más que eso, también el principio de la credibilidad, que los acuerdos que se alcancen sean cumplidos”, dijo el funcionario de la CIDH. 

“Es la condición fundamental para instalarse un diálogo que pueda ser considerado legítimo (…). Es a esas personas que debemos priorizar nuestras atenciones”, dijo Abrão mediante un enlace virtual desde su oficina en Washington, en el marco del 40 Período de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se lleva a cabo en Ginebra, Suiza.

El viernes pasado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, advirtió al Gobierno de Nicaragua por medio de una carta que la liberación de los manifestantes presos garantizaría la presencia de este organismo en la mesa de negociaciones.

Este martes Almagro volvió a pronunciarse a través de Twitter sobre la liberación de los manifestantes presos.

“Para avanzar de buena fe, en Nicaragua se deben liberar a todos los presos políticos identificados por la CIDH-OEA en Nicaragua”, dice el tuit de Almagro.

Violaciones continúan

El secretario ejecutivo de la CIDH advirtió que el proceso de diálogo que se desarrolla en Nicaragua, todavía está enmarcado en un escenario donde persisten las “graves violaciones de derechos humanos” y graves violaciones de represión a la protesta.

Abrão reiteró que para la CIDH es importante que en Nicaragua se disminuya el ambiente “desproporcionado” de ocupación que mantiene la Policía Nacional en los espacios públicos, debido a que esa presencia “genera un ambiente de violencia y obviamente afecta la credibilidad de los esfuerzos para un diálogo nacional”.

Según el secretario ejecutivo de la CIDH, cuando instalaron el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), el 24 de junio del 2018, nunca imaginaron que “sería nuestra misión en el terreno más larga desplegada en la historia de la CIDH, debido a la gravedad de la situación”.

Luis Almagro. Archivo/END

Abrão hizo un llamado a las naciones democráticas del mundo a que se sumen a la solicitud del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para lograr la liberación de los manifestantes detenidos en Nicaragua.

Lo grave

El evento en Ginebra,  “Grave situación de derechos humanos en Nicaragua”, contó con la presencia de Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, quien mostró profunda preocupación por las “gravísimas violaciones de derechos humanos y abusos” que se cometen en el país. 

“Hemos encontrado pruebas de desapariciones forzosas, detenciones ilegales generalizadas y arbitrarias, malos tratos frecuentes y en algunos casos torturas y violencia sexual en los centros de detenciones”, denunció Gilmore durante su intervención. 

En este evento se presentaron los hallazgos del Meseni y del Grupo Interdisciplinarios de Expertos Independientes (GIEI). 

“Las conclusiones de ambos órganos constituyen un claro llamamiento a la comunidad internacional para que tomen medidas efectivas y las pruebas que han ofrecido tanto a escala regional como mundial significa que los Estados miembros tienen fundamento firme y confiable, y pueden evaluar las medidas a tomar”, refirió Gilmore. 

La Alta Comisionada Adjunta dijo sentir miedo de que la constante represión contra la población se deba por “cooperar con el Alto Comisionado y con el Meseni”. 

“A diario seguimos conociendo de una situación gravísima (…) el aumento de criminalización, la situación de encarcelamiento de los líderes de la oposición, la falta de garantías del debido proceso, la presencia en algunos casos de malos tratos de las personas privadas de libertad en protestas, todo esto suscita gran preocupación”, puntualizó Gilmore.

En este evento participaron representantes de Ucrania, Israel, Uruguay, Nepal, Austria, Bélgica, Suecia, Suiza, México, Argentina, Chile, Canadá, Brasil, Unión Europea, Guatemala, Perú, Haití y Montenegro.

Paulo Abrão. Archivo/END

El vicepresidente de la CIDH, Joel Hernández, cree que a más tardar el 22 de marzo, en el seno de Naciones Unidas, se podría emitir una resolución sobre la situación de Nicaragua. 

“Realmente, nos cuesta mucho trabajo entender, cómo queriendo impulsar un diálogo no se dan las garantías mínimas para generar confianza y dar credibilidad al proceso. No veo yo cómo se puede avanzar en un diálogo cuando por otra parte se está impidiendo a todas las personas ejercer su derecho a la manifestación”, criticó Hernández.