•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Costa Rica prohibió el paso a su territorio a los camiones de carga con placa de Nicaragua, como una medida recíproca por el cobro de US$50 que se le está aplicando a todo transportista de la región centroamericana que ingrese a nuestro país, denunciaron miembros del sector de carga. 

El cierre de fronteras para los transportistas nicaragüenses que pretenden cruzar la frontera hacia Costa Rica se hizo efectiva a partir del mediodía de este martes.

La medida fue confirmada por Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua, quien considera que Nicaragua debe aplicar medidas de reciprocidad y cerrar la frontera a los camiones de ese país centroamericano, en caso que no se reabra el paso en las próximas horas. 

Según los transportistas, 800 furgones al día pasan por Peñas Blancas. Archivo/END

“Todos debemos trabajar en igualdad de condiciones, nadie puede estar por encima del otro (…), el costo para nosotros es más elevado que el de ellos”, mencionó Altamirano, quien enfatizó que el costo para Nicaragua para el paso de transporte de carga es el más elevado en toda la región. 

El pasado 28 de febrero, Nicaragua a través de la Dirección General de Servicios Aduaneros acordó que a partir del 18 de marzo los medios de transporte de carga que ingresen a Nicaragua “transportando mercancías”, en “tránsito internacional o vacíos”, serán registrados en el módulo de vehículos en las administraciones de aduana ubicadas en las fronteras. 

Esa iniciativa del Gobierno nicaragüense obliga a los transportistas centroamericanos a pagar US$50 al momento de la “Declaración Única de Tránsito (DUT)”. 

Según los transportistas, 800 furgones al día pasan por Peñas Blancas. Archivo/END

“En realidad nosotros estamos pasando una situación en la que el sector transporte tiene años de pedirle al Gobierno que aplique medidas de reciprocidad a los costarricenses, porque todos los cobros que hay ahí son los más altos”, demandó Altamirano.

Hablar de pérdidas en este momento, según Altamirano, podrían ser “mínimas” en comparación a los millones que por años han pagado los transportistas nicaragüenses. 

Según Altamirano, los nicaragüenses deben pagar aproximadamente US$236 para circular por territorio costarricense.

“Si nosotros pagamos un poco más de US$200, la pregunta es por qué Costa Rica solo va a pagar US$6 por la fumigación de los vehículos y contenedores y nos va a obligar a nosotros a que nos quiten los contratos de transporte porque no tenemos visa los conductores, si Costa Rica también firmó todos los documentos de integración centroamericana”, dijo Altamirano.

Gestionan reunión

Las peticiones para que exista reciprocidad la hicieron a través de la Cancillería de la República, quien está gestionando una reunión entre ambos países. 

“Estamos de acuerdo que ese impuesto en Nicaragua se elimine, pero si Costa Rica también lo hace, porque los tratados dicen libre circulación”, puntualizó.

La medida impuesta por Costa Rica, según Altamirano, causa una profunda preocupación, ya que la misma provocaría un caos total en la frontera de Peñas Blancas, por donde circulan más de 800 camiones de carga al día.

Según los transportistas, 800 furgones al día pasan por Peñas Blancas. Archivo/END

“Ni el uno ni el otro debería estar estableciendo cobros y si los establecen deberían ser igual (…) nosotros le habíamos comunicado al Gobierno que a los ticos no les gusta pagar y que reclaman mucho. Ante esa situación, nosotros hemos pedido al Gobierno que se cierre la frontera sur y la frontera norte, porque ellos andan por toda Centroamérica”, advirtió Altamirano.  

El presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua dijo estar de acuerdo en que Nicaragua elimine el cobro, pero espera que exista la misma respuesta por parte de las autoridades costarricenses.