•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, dirigió un segundo mensaje este miércoles al gobierno de Nicaragua en el cual expresó que "fracasarán" los intentos del presidente Daniel Ortega por evadir las sanciones de EEUU al Banco Corporativo S.A. (Bancorp).

“Los Estados Unidos sancionaron a Albanisa de Nicaragua y a su filial Bancorp, como parte de las sanciones a la red regional de injertos PDVSA de Venezuela. Los esfuerzos de (el presidente Daniel) Ortega y sus amigos para evadir estas sanciones fracasarán”, escribió Bolton en su cuenta de Twitter.

El pasado 7 de marzo, el presidente Ortega le ordenó a la oficialista Asamblea Nacional, aprobar con carácter de urgencia un dictamen de ley, con la cual el estado nicaragüense adquiere al Banco Corporativo S.A. (Bancorp), sancionado por Estados Unidos, por la suma de 743 millones de córdobas, equivalentes a unos 20 millones de dólares.

Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), es una empresa mixta en la cual PDVSA posee el 51% de las acciones, mientras que el restante 49% pertenece a la estatal Petróleos de Nicaragua, Petronic.

A inicios de este año, el departamento del tesoro estadounidense promulgó una serie de sanciones en contra de PDVSA, que abarcaban también a Albanisa, empresa que fue fundada en el año 2007 para controlar las importaciones de petróleo recibidos como parte de un acuerdo con Venezuela, mientras que el Bancorp, entidad financiera inició operaciones en 2015.

La subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, a través de una publicación en Twitter, señaló el 8 de febrero de este año que las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro a PDVSA y Albanisa también habrían alcanzado al Bancorp.

No obstante, en su momento la entidad emitió un comunicado en el cual, negó tener vínculos con Albanisa.

Pese a ello, hace dos semanas, la bancada parlamentaria sandinista aprobó de manera abrumadora la iniciativa de ley enviada por el presidente Ortega, en la cual el Bancorp se convirtió en le nuevo Banco Nacional.

Dicha ley fue aprobada sin ninguna modificación, con 75 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones, y establece que el monto de la transacción se pagará a través de emisión de bonos de la República a un plazo de 5 años, con tasa de interés del 6% anual “y será incorporado en el Presupuesto General de la República el servicio de intereses y amortización de los bonos”.

Esta medida fue cuestionada severamente por diputados opositores, quienes consideraron que esta traería consecuencias negativas para el país.