•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, lanzó este miércoles una advertencia al Gobierno de Nicaragua sobre la represión ejecutada el sábado contra cientos de ciudadanos que quisieron manifestarse y contra periodistas; y además, enfatizó que las sanciones a PDVSA y Albanisa, incluyen al Bancorp, banco recién adquirido por el Estado nicaragüense.

Bolton manifestó primero, que su país no se quedará callado ante la acción policial. “El doble juego de (Daniel) Ortega debe detenerse. Estados Unidos denuncia la represión del régimen nicaragüense contra manifestantes pacíficos, la violencia contra los medios de comunicación independientes y la renuencia a ceder a las demandas del pueblo nicaragüense. Estas acciones no quedarán sin respuesta”.

Posteriormente señaló que “Estados Unidos sancionó a Albanisa y su subsidiaria Bancorp, como parte de las sanciones a la red de corrupción regional de la venezolana PDVSA. Los intentos de Ortega y sus compinches de evadir estas sanciones van a fracasar”.

Este martes la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) aseguró que el Banco Corporativo S.A. (Bancorp) “quedó aislado del sistema financiero”, aunque dicho banco haya negado tener entre sus accionistas a la petrolera venezolana PDVSA y la nicaragüense Albanisa, ambas sancionadas por Estados Unidos.

Golpe duro

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), afirmó que “Bolton lo que está diciendo es que esa alternativa que ha querido hacer el Gobierno, para que el Bancorp se volviera un banco estatal, prácticamente queda descartada”.

Aguerri explicó que el Gobierno de EE. UU. adaptaría la sanción para asegurar que siga siendo aplicable, aunque Bancorp se convierta en un banco estatal, “por lo cual prácticamente no hay más que entender que en este aspecto será más que difícil poder hacer algo más para mantener a Bancorp como un figura jurídica formal”.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), expresó este miércoles que la acción contra Bancorp es contundente para una institución financiera que ha tenido un papel muy preponderante en el uso de los fondos de la cooperación venezolana.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides). Archivo/END

“Definitivamente es un golpe duro, un disparo a la línea de flotación del barco del Gobierno que está en serias dificultades con el Bancorp”, subrayó Chamorro.

Mario Arana, presidente de AmCham, afirmó que no conoce mucho qué es el Bancorp, pero lo que sabe es que tenía un fideicomiso, según la última información que había en la Superintendencia de Bancos, y que esos fideicomisos significaban seguros de flujos de caja de más de US$2,000 millones de supuestas inversiones que se habían hecho y que estaban siendo administradas por el banco.

“Por otro lado, había un efectivo que asumo que lo tienen; entonces, si las sanciones continuaran y lo que está diciendo el Gobierno de EE. UU., que sería el caso, dejaría muy limitada la capacidad de ejercer operaciones a esa instancia”, apuntó.

“Un banco estatal que venga a extraer recursos que están depositados, vendría a agravar la situación del sistema financiero de Nicaragua”, afirmó Arturo Cruz Sequeira, profesor del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en una entrevista reciente con El Nuevo Diario sobre la nacionalización del Bancorp.

Cruz considera que la creación de un banco estatal para adquirir las acciones de Bancorp es una consecuencia directa de la sanción impuesta por la orden ejecutiva del presidente Trump contra PDVSA y que afectó a todas las empresas Alba del hemisferio, incluyendo Albanisa.

Gestión en Europa

El asesor para Centroamérica del Departamento de Estado de EE. UU., Todd Robinson, dijo en Europa que “la estrategia de EE. UU. para presionar al régimen de Ortega pasa por sumar esfuerzos con sus socios europeos —entre ellos España—, a los que ha visitado estos días con el fin de ‘respaldar un enfoque internacional que ayude al pueblo nicaragüense a encontrar una solución pacífica, democrática y comprensiva a su crisis actual”, reportó el diario español ABC. 

“Hemos pedido ayuda a Europa y también a España —señaló—. Hemos tenido discusiones positivas en Berlín y en Bruselas, donde hemos encontrado consenso global en la manera de continuar apoyando unas negociaciones, y mirando la posibilidad de más acciones, coordinando y cooperando”, y en esas discusiones se habría abordado una estrategia para imponer más sanciones, reportó el periódico.

“Los militares (nicaragüenses) tienen propiedades en Europa y quizá también en EE. UU. Estamos teniendo discusiones positivas con nuestros socios europeos (la UE aprobó la semana pasada una resolución no vinculante para imponer sanciones a Nicaragua) sobre las rutas para presionar al régimen y empujarlos a negociar”, desveló Robinson, quien está convencido de que la vía económica es la correcta para lograr que el régimen de Ortega ceda, informó ABC.

“Vamos a seguir presionando con las sanciones. De hecho vamos a seguir identificando a personas en el régimen y militares que han reprimido violentamente los derechos de los nicaragüenses”, enfatizó Robinson.

“Las fuerzas armadas y de seguridad, que lo han apoyado (a Daniel Ortega) en todo momento, facilitando incluso armas a los grupos de paramilitares durante las protestas, no habrían sido víctimas hasta el momento de ninguna medida de respuesta ante sus abusos. Otro dato importante es que los militares representan uno de los sectores con mayor poder económico en Nicaragua”, indicó ABC, citando a Robinson.

El 7 de marzo pasado, la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó la compra del Bancorp por un monto equivalente a US$22.7 millones, ante un pedido “con carácter de urgencia” del presidente Daniel Ortega.

El 7 de marzo pasado, la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó la compra del Bancorp por un monto equivalente a US$22.7 millones, ante un pedido “con carácter de urgencia” del presidente Daniel Ortega. Archivo/END

Sin embargo, el Bancorp fue alcanzado por sanciones que Estados Unidos aplicó a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), por ser la entidad bancaria donde colocaron los recursos de Caruna (Caja Rural Nacional) que provenían de la millonaria cooperación venezolana, según informó el 30 de enero pasado el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

El 27 de noviembre de 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva en la que declaraba al Gobierno de Nicaragua “una amenaza para la seguridad nacional” de su país, por lo que autorizaba al Departamento del Tesoro a actuar contra los implicados en la crisis política nicaragüense.

En enero, EE. UU. impuso a PDVSA sanciones que le congelaron activos por US$7,000 millones en el país norteamericano.

La represión

El pasado sábado, un grupo de al menos 160 manifestantes de todas las edades, fueron arrestados durante operativos policiales para impedir que realizaran una marcha pacífica.

Los uniformados también agredieron, amenazaron y arrebataron equipos a periodistas que daban cobertura a los acontecimientos.

Las personas arrestadas fueron liberadas horas más tarde por la gestión de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag.

En febrero pasado, Bolton criticó la sentencia dictada contra los integrantes del Movimiento Campesino, Medardo Mairena, Pedro Mena y Luis Orlando Pineda Icabalceta, quienes fueron condenados a 216, 210 y 159 años de prisión. En esa ocasión advirtió que el presidente Ortega “tiene los días contados”.

“El régimen de Ortega condenó a tres líderes agrícolas a 550 años de prisión por su papel en las protestas de 2018. Como dijo el lunes el presidente (Donald) Trump, los días de Ortega están contados y el pueblo nicaragüense pronto será libre”, expresó en esa ocasión Bolton.

Estados Unidos ha estado impulsando la búsqueda de una salida a la crisis sociopolítica a través de diferentes personalidades y en foros internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA).